jueves, enero 17, 2008

Costosa equivocación

La intervención de Hugo Chávez en el proceso de mediación con las FARC terminó mal por una razón lógica: porque empezó mal. El hecho mismo de que el gobierno colombiano le abriera las puertas de nuestros asuntos internos a Hugo Chávez fue un error craso que el presidente Álvaro Uribe no supo manejar; básicamente porque en este proceso se mezclaron dos factores en los cuales su administración ha sido particularmente errática, como son la política internacional y la política de paz.

En el frente internacional, el rasgo más característico de Uribe ha sido la improvisación, que mandó al traste todo el trabajo que su antecesor había dejado tan bien cimentado. Prueba de ello han sido los nombramientos en embajadas clave de ciertos personajes que no daban la talla o no merecían tales dignidades. Basta repasar nombres como los de María Paulina Espinosa, Claudia Rodríguez de Castellanos, Salvador Arana, Luis Camilo Osorio, Carlos Moreno de Caro, Fernando Cepeda, Juan Gómez Martínez o Fabio Valencia Cossio, para darse cuenta de la ligereza con la que se han manejado las relaciones diplomáticas con países que no sólo son amigos de Colombia, sino nuestros aliados estratégicos. (Capítulo aparte merece el fallido nombramiento de Ernesto Samper o los hijos de cuestionados uribistas, con los cuales el gobierno paga favores políticos).

Y de la Cancillería, ni hablar. Teniendo gente tan valiosa como el vicecanciller Camilo Reyes, el gobierno ha insistido en relegarlo a un segundo plano para darles paso a otras figuras que poco o nada le han aportado a nuestra política internacional.

Por otra parte, lo que debería ser una política de paz articulada terminó convertido en una política de apaciguamiento, liderada por un funcionario de dudosas capacidades, cuyos únicos méritos han sido acallar a cambio de impunidad a los líderes paramilitares, que luego de 4 años en un cuestionado proceso de paz, continúan manejando desde la cárcel un inmenso poder, ya que -a pesar de las teatrales desmovilizaciones- sus estructuras económicas y militares siguen prácticamente intactas.

Con la guerrilla se ha avanzado menos, pese al arrinconamiento en que se encuentra, gracias a la seguridad democrática; lo cual no ha impedido que siga asesinando, secuestrando civiles y reclutando menores.

Con ese telón de fondo llegó la inesperada mediación de Chávez, con la cual prácticamente no se ha obtenido nada, pues finalmente el grato regreso a la libertad de Clara Rojas y Consuelo González se debió a un gesto unilateral de las FARC. Se equivocan quienes dicen que Chávez y Piedad lograron mover a las FARC: es la guerrilla la que los ha hecho mover a ellos, para que salgan ingenuamente a exigir que les retiren el rótulo de terroristas, calificativo que terminó convertido en otro inamovible, pero que, además, resulta secundario, porque según el Estatuto de la Corte Penal Internacional las FARC son en realidad criminales de guerra, como sería más preciso denominarlos. Pero eso implicaría que el gobierno admitiera que en Colombia sí hay un conflicto interno.

6 comentarios:

  1. Marulanda, “Tirofijo”, es un personaje patético. Después de treinta años, su revolución se pudrió como una papaya caída en el fangal. Es una revolución que ahuyentó a la gente, que se quedó sin pueblo. La verdadera Colombia es la que lucha por la democracia. La Colombia creadora, con voluntad de vida y no de muerte. Marulanda pasó de la estrategia maoísta de tres décadas atrás, con la retórica libertaria, a la realidad de sobrevivir de las retenciones a las exportaciones atroces de los narcos. Se arrastra como una sombra del pasado estalinista por el “convento de la selva”. El mismo es la imagen de las ilusiones revolucionarias perdidas en la enfermedad infantil del izquierdismo sudaca. Su ejército es una leva de por vida: nadie puede desertar sin ser condenado a muerte. De la moralina de la alfabetización pasó a vender los secuestrados a sus familiares.

    Como un dios destronado, aparece en las fotos con uniforme militar y una toalla amarilla que usa constantemente para secarse el sudor o para envolverse la cabeza hasta que pase la nube de mosquitos, los famosos zancudos de la Rain Forest. (Esto lo contó el ex presidente Pastrana en Madrid a un grupo de amigos cuando recordó sus humillaciones, y las de Colombia, en sus encuentros para un acuerdo que nunca se logró.)

    Para castigarnos, Dios no necesita más que concedernos lo que ambicionamos: Marulanda y sus envejecidos guerrilleros son también rehenes de esta selva que sólo es vivible para los aborígenes, sus dueños originarios, que nacieron en ella y morirán con ella. Allí se puede sobrevivir, pero no vencer. Todo se oxida: armas, almas, cuchillos, ganas. Los libros de Mao y de Lenin se agusanan en los cobertizos cubiertos por la jungla.

    ResponderEliminar
  2. Admirado vladdo:

    Reciba un fuerte abrazo quebrantahuesos. Lo he incluido en mi blog dentro de los vínculos para interactuar con los demás blogueros, si no hay problema alguno.

    ResponderEliminar
  3. Dicen las malas lenguas (o depronto ni tan malas...quien sabe) que Chávez pagó US$ 120.000 a las FARC por la liberación de las dos señoras.....verdad, mentira o chisme

    ResponderEliminar
  4. SALUDOS VLADO. ESTOY COMPLETAMENTE DE ACUERDO CON QUE LA LIBERACION DE CLARA Y LA EXSENADORA... SON MAS PRODUCTO DE UNA MANIPULACION MEDIATICA POR PARTE DE LAS FARC QUE POR EL "TRABAJO" DE PIEDAD Y CHAVEZ... LASTIMOSAMENTE CON ESTE TEMA TODOS ESTAN TRATANDO DE SACAR SU TAJADA POLITICA, PIEDAD SE QUERIA REENCAUCHAR, SARCOZI QUERIA ESCONDER SU PROBLEMA MATRIMONIAL, LAS FARC QUEDAR BIEN ANTE AL MUNDO Y CHAVEZ QUIERE UN PRETEXTO PARA UNA GUERRA O SU "PROYECTO" BOLIVARIANO... ESTE NOVELON TRAGICOMICO TIENE LOCO ABORDO... :(
    LA CARICATURA QUE HICISTE "HOJA DE RUTA" ES VERDADERAMENTE LA HOJA DE RUTA A SEGUIR... MUY ACERTADA.

    ResponderEliminar
  5. Por ser pertinente

    (...) Para poder aproximarse a lograr entender actualmente un poco la esquizofrenia de los acontecimientos en Colombia, he de citar al escritor e intelectual colombiano Estanislao Zuleta, ya fallecido, quien afirma que: “Por un espejismo que es típico de la izquierda revolucionaria colombiana en todas sus variantes, en diversos momentos han creído que se encuentran al borde de una ‘etapa insurreccional’, que están viviendo un período prerrevolucionario. Esto se debe a que confunden la debilidad del Estado (…) con la debilidad del sistema mismo, cosa en la cual los acompaña curiosamente la extrema derecha, que ve siempre la revolución a las puertas y se lanza a la contrarrevolución” (...)

    ResponderEliminar
  6. Y bueno, porque la noticia no fue esto allí?, algo pasa con la prensa!

    "Creo que no habría inconvenientes en aceptar también una fuerza internacional si fuera necesario, porque la buena fe de nuestra política de seguridad es total"
    http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/latin_america/newsid_7200000/7200877.stm

    SI INTERVENCIÓN EXTRANJERA, QUE ALGUIEN HAGA DIPLOMACIA, REAL DIPLOMACIA.

    ResponderEliminar