jueves, marzo 06, 2008

Diplomacia cero

Más allá de la ‘buena noticia’ que para muchos significa la muerte del número dos de las FARC y en contraste con el éxito militar que se anotaron las autoridades, el costo internacional alrededor del affaire Reyes está saliendo demasiado alto.

En primer lugar, se ha notado nuevamente la falta de una gestión diplomática, que le serviría al gobierno para explicar en el exterior, con argumentos sólidos y bien expuestos, la verdadera dimensión del conflicto que se vive en Colombia. Un paso inicial en ese sentido sería admitir que dicho conflicto es real. El presidente de la República no puede seguir diciendo que simplemente se trata de acciones terroristas y que en Colombia conflicto no hay. Los hechos están demostrando no sólo que sí lo hay, sino que ese conflicto ‘inexistente’ ya desbordó nuestras propias fronteras.

Por otra parte, si hubiera una política internacional debidamente articulada Colombia podría coordinadar con autoridades de otros países operaciones militares para enfrentar organizaciones como las FARC. En ese orden de ideas, y para poner de nuestro lado sobre todo a los vecinos, Colombia debería trazar una estrategia que les brindara mejores ‘garantías’ que las que supuestamente les ha ofrecido la guerrilla.

Es comprensible que Ecuador no quiera involucrarse en el conflicto colombiano y prefiera asumir un papel neutral frente a las FARC, para evitar de ese modo confrontaciones armadas con la guerrilla. Aun así, experiencias anteriores ratifican que esa no intervención no necesariamente convierte a Ecuador en santuario de las FARC, ni al gobierno de ese país en su cómplice. Para la muestra están la captura y extradición a Colombia de ‘Simón Trinidad’, ocurrida hace unos años.

Si en el desarrollo de una operación como en la que cayó ‘Raúl Reyes’ el gobierno Uribe hubiera tenido la delicadeza de informar y hacer partícipe, así fuera de manera simbólica, al alto mando ecuatoriano, muy seguramente Colombia se habría evitado la crisis diplomática que está atravesando. Es obvio que la dimensión de una maniobra tan grande y contundente contra las FARC habría justificado de sobra ese esfuerzo mancomunado, así Juan Manuel Santos hubiera tenido que compartir los aplausos. Pero no: prevaleció el afán militar sobre la prudencia diplomática.

En las actuales circunstancias, con un personaje tan complicado como Hugo Chávez en el frente oriental, deberíamos buscar la cooperación de Rafael Correa en el sur; pero para eso se necesita una aproximación fraternal, de igual a igual, dejando de lado la arrogancia exhibida últimamente frente a Ecuador. Ni Uribe es Bush, ni Colombia es una potencia mundial: somos igual de tercermundistas.

Lo que nuestro gobierno está haciendo con ese país es sólo comparable con la detestable actitud que hace unos años Venezuela asumía frente a Colombia, y que desencadenó varios incidentes en la frontera y más de un roce diplomático.

Aun en el caso extremo e indeseable de que Colombia decidiera resolver a plomo los litigios con sus vecinos, en el Palacio de Nariño deberían entender que incluso para hacer la guerra, hay que saber de diplomacia.

3 comentarios:

  1. Viejo, dos cosas:
    1. una clara, que cuando Santos dice que eso no se hizo, es porque así se hizo, a propósito recuerdo uno de los relatos de Gabo sobre Miguel Littin clandestino en Chile en épocas de Pinochet, cuando este ultimo afirma que “a las mujeres no se les puede creer ni lo que rezan”, así es el Santos.
    2. una pregunta inocente: los presupuestos para lo militar han servido para acabar con la FAK o solo para que se trasteen y cederle el lió a otros? (en caso del aquel lió ese de su existencia se pueda ceder)

    Alejandro Vakèen

    ResponderEliminar
  2. Vladdo su silencio hacía ruido. Nuestro Paraco Brama quedó muy mal a pesar de RCN y CARACOL. ¿Pagaron 3 mil millones por la información?, mutismo. Nuestro país reconoce la incursión, ¿habemus procurador mudo?. La Presidencia informó que el señor Uribe no durmió siguiendo la operación. ¿Quiénes serán responsables de esa intromisión en país extranjero?. ¿Quién paga los costos de esa fiestecita?

    ResponderEliminar
  3. No se han dado cuenta que la traductora para los mudos del Procurador tiene el índice erguido?

    ResponderEliminar