jueves, abril 10, 2008

Del cinismo

El diccionario de la Academia de la Lengua define el cinismo como “desvergüenza en el mentir o en la defensa y práctica de acciones o doctrinas vituperables”. No hay que ser demasiado avezado en cuestiones idiomáticas ni políticas para detectar los muchos ejemplos que ofrecen los funcionarios de este régimen en varios frentes. Aunque la lista podría ser demasiado extensa y los involucrados muy numerosos, empezando por el propio Álvaro Uribe Vélez, voy a hacer referencia sólo a unos cuantos casos muy puntuales que de todas maneras pueden ser muy útiles para ilustrar al lector.

Obviamente el campeón de esta práctica es el inefable asesor presidencial José Obdulio Gaviria, quien con sus permanentes salidas trata de justificar a como dé lugar las más cuestionables actuaciones no sólo de su jefe, el Primer Mandatario, sino también las de otros funcionarios del gobierno o el proceder de sus propios amigos y familiares, premiados con favores burocráticos que Gaviria intenta justificar diciendo, con todo el cinismo del caso, que se trata de personas con las más altas calidades profesionales. [Y ni hablar del peligroso cinismo con el cual JOG salió a decir que la marcha del pasado 6 de marzo era convocada por las FARC].

Pero la cosa no se queda ahí, en el despacho del diminuto pero influyente personaje. La semana pasada, al conocerse un informe de The Washington Post acerca de la costumbre de algunos militares colombianos que matan campesinos y luego los presentan como guerilleros dados de baja en combate, Carlos Holguín Sardi, el somnoliento ministro del Interior y de ‘Justicia’, sólo atinó a decir que eso era un refrito, y quiso zanjar la discusión señalando olímpicamente que “cuando muere un guerrillero salen a decir que se trataba de un santo varón”. Pretender desvirtuar en esos términos las graves acusaciones del reportaje del corresponsal Juan Forero, quien se apoyaba no sólo en informes divulgados por varias organizaciones (incluida la ONU), sino en testimonios recogidos en el terreno, es un insulto al público en general y, peor aun, a las víctimas de los ‘falsos positivos’, materia en la cual se graduó con honores Juan Manuel Santos, otro cínico consumado.

Otro ejemplo reciente es el del ministro de Comercio, Luis Guillermo Plata, quien también la semana pasada, al tratar de rechazar los reclamos que se hacen en Estados Unidos por la muerte de sindicalistas en Colombia, dijo en La W que eso era absurdo, porque hoy por hoy en nuestro país “es más peligroso ser colombiano que ser sindicalista”.

Sin embargo, el que pareciera querer desbancar a todos los anteriores es el senador de Cambio Radical Humberto Builes, quien horas después de ser arrestado en el proceso de la parapolítica, dijo que estaba muy contento y que tomaba su detención como unas vacaciones.

Y lo peor es que todos estos señores hablan así sin sonrojarse, porque de antemano saben que sus palabras no pasan de ser una anécdota periodística sin consecuencias, porque en este país de cínicos a nadie le importa nada.

5 comentarios:

  1. Estimado Vladdo, el señor Uribe Vélez hoy dice que los hechos de la parapolítica ocurrieron antes de su primer gobierno. Por cierto que estoy muy de acuerdo con el, pues si no,¿cómo se explica que alguien que tenía el 2% de las encuestas hubiera conseguido los votos para llegar a la presidencia? Sin embargo, el señor Uribe, en medio de su cinismo, no reconoce que prácticamente la totalidad de los congresistas ahora detenidos continuó apoyándolo tras su elección, impulsó su segunda reelección, impulsó sus proyectos de ley, y es de imaginar que están de acuerdo con una tercera reelección.

    ResponderEliminar
  2. Uribe pide a la Corte Suprema "objetividad total" en investigaciones por 'parapolítica'

    http://www.eltiempo.com/politica/2008-04-18/ARTICULO-WEB-NOTA_INTERIOR-4105889.html

    La objetividad de Uribe con la parapolítica es similar a la de los curas con la pedofilia.

    María T Giraldo

    ResponderEliminar
  3. Más información en el grupo de Facebook:

    No al Furibismo

    http://www.facebook.com/group.php?gid=5058834853

    María T Giraldo.

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo. Menos mal existen personas como tu, que le dan un respiro a mi mente en medio de tanto Uraninimidad...
    Qué tal el cinismo del Ministro del Interior diciéndole a la Corte Suprema cómo debe actuar...?
    y qué tal la cínica carta abierta de José Obdulio diciéndo que nunca ha pronunciado palabras contra Iván Cepeda, ni contra ninguna de las personas que participaron en la marcha del 6 de febrero.
    De acuerdo Vladdo,éste es un país de cinicos.

    ResponderEliminar
  5. Afortunadamente existen artistas como tú que en medio de la ceguera colectiva, nos brinda luz para impedir el avance de la podredumbre. Aleida y Vladdomanía orientan las clases de Literatura en el colegio donde trabajo. Te invito a leer nuestro blog: www.lasnochesdesaramalacara.blogspot.com

    ResponderEliminar