miércoles, julio 09, 2008

Me gusta y no me gusta

Me gusta infinitamente ver que después de pasar tantos años sometidos al suplicio del secuestro (no retención ni captura) están nuevamente libres los dos Armandos, Erasmo, Íngrid, John Jairo, José Miguel, José Ricardo, Juan Carlos, Julio, Keith, Marc, Raimundo, Thomas, Vaney y William, todos ellos rescatados de las garras infames de LAFAR.
No me gusta ni cinco el chovinismo que se ha despertado tras ese inobjetable triunfo de la seguridad democrática y que se respira por todas partes, tras la llegada de los ex rehenes al aeropuerto de Bogotá. Sin duda, es una gran noticia, pero el show mediático ha sido demasiado prolongado y desmesurado.

Me gusta recordar la emoción que sentí al ver aparecer a los recién liberados descendiendo del avión de la FAC en Catam, donde se encontraron con los suyos, luego de una triste y prolongada ausencia.
No me gusta repasar el espectáculo que montó el gobierno en pleno, para exhibir en la noche a los ex rehenes colombianos como triunfos de cacería, sin tener en cuenta que todos ellos llevaban años sin descansar decentemente. Qué diferencia con los tres norteamericanos, que a su llegada a Texas fueron trasladados a un hospital, donde reposaron y recibieron atención médica, lejos del barullo de los medios y sin discursos oficiales.

Me gusta ver que esos valientes 15 regresaron de esa pesadilla sin un solo rasguño, gracias a una operación bien planeada y ejecutada por las Fuerzas Militares, que esta vez no acudieron a la fuerza bruta para “defender la democracia, maestro”.
No me gusta que este acierto haga olvidar los cuestionamientos que se han denunciado contra la fuerza pública en los últimos años, y que han involucrado incluso a oficiales de alto rango del Ejército y al mismo Ministro de la Defensa, olvidando que en la lucha contra la subversión y el terrorismo no todos los procedimientos son válidos.

Me gusta que en Colombia cada quien pueda elevar libremente sus plegarias según sus creencias para dar gracias por los favores recibidos y pedir resignación por las tragedias sufridas.
No me gusta
ni poquito que ahora los capellanes y sus rezos hagan parte del protocolo oficial y que del Presidente para abajo muchos funcionarios aparezcan invocando a Dios, a la Virgen, a los Apósotoles y a los Santos, sin considerar que el nuestro es un estado laico, donde ningún dignatario, por importante que sea, puede tomarse la vocería de todos los colombianos para hablar con Dios. La cuasi misa del jueves pasado presidida por Uribe en el Palacio de Nariño me iba produciendo una erisipela sólo comparable con la que me causó el general Montoya, agradeciéndole al Señor de los Milagros de Buga, “por haber iluminado a los buenos y confundido a los malos”. ¡Por favor! Las prácticas religiosas son un acto personal, íntimo, que uno no debería realizar en medio de cámaras ni micrófonos.

Me gusta, finalmente, que haya buenas noticias; pero no me gusta que las conviertan en propaganda oficial.

11 comentarios:

  1. Ingrid aprendió que si llora en las entrevistas le va mejor.

    Me gusta que haya gente que lea entre las líneas de lo "oficial", y por lo tanto "correcto".

    No me gusta que de tantos temas no se pueda hablar en público porque este creciente 80% es más fanático que cualquier secta.

    ResponderEliminar
  2. El mejor ejemplo es la serie que esta presentando Caracol, a la cual la CNTV le obligo a colocar al comienzo que es ficcion, cuando todo el pais sabe que es verdad y es tomado de la REALIDAD ACTUAL NACIONAL, donde desde el presidente para abajo y las autoridades militares y policiales estan involucradas. Todo lo quieren convertir en telenovela. Invita CARACOL.

    ResponderEliminar
  3. A mi me pareció preocupante el patrioterismo que se erizó por el rescate. Que miedo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Me gusta: esta entrada.
    No me gusta:... no sé algo aparecerá que no me guste. Por ahora todo bien

    ResponderEliminar
  5. Me gusta que los hayan liberado. No me gusta que le den tratamiento de heroína a Ingrid. ¿Qué fue lo que hizo para ganarse ese título?

    Un pez llamado Wanda

    ResponderEliminar
  6. vladdo vi su entrevista enel radar, me parecio espectacular, me produjo una gran tranquilidad ver un oasis en un desierto de conocimiento e inteligencia.
    Es reconfortante saber que no estamos solos y tenemos figuras como usted que expresa lo que nosotros sentimos y pensamos,

    ResponderEliminar
  7. Me gusta que admitamos una que otra cosa a la Política de Seguridad Democrática. No me gusta que, de todas maneras, andemos buscando como ponerle palos en la rueda.

    ResponderEliminar
  8. Vladdo: de acuerdo con sus comentarios, es una feria inverosímil acompañada de rezos y encuestas, con un presidente, ministros y militares arrodillados ante el Milagroso de Buga. Finalmente, porqué no reproduce su caricatura del marranito de Samper "a mis espaldas" y cambia el animalito por una urna. Sería bueno, perdone la sugerencia.

    Falcón

    ResponderEliminar
  9. Si no hubieran hecho el show, ahora todos estarían hablando pestes de Uribe por que no se les hizo el recibimiento que merecían!.

    ResponderEliminar
  10. Estoy de acuerdo con sus apreciaciones Vladdo. A mi, sinceramente, lo que me impresiono negativamente es la manera morbosa como algunos medios han manejado la situacion, especialmente respecto a Ingrid, que si tiene problemas con su esposo, que si se peleo con X que si el problema fue por esto o por aquello. Ya le tienen armado bastantes barullos sin ella haber dicho esta boca es mia. No hay derecho. Y de los foros de los lectores ni digamos, se han dicho tantas cosas calumniosas que dan asco. Personalmente me siento feliz por ellos e incapaz de criticar a algunnos de estos ex secuestrados,sea quien sea.

    ResponderEliminar
  11. Leer y ver sus críticas al gobierno en los diferentes medios en los que aparecen me hace pensar que usted es mucho peor persona que aquellos a los que critica, es increible el mal uso que hace de la suspicacia, su mente es muy retorcida, tanta creatividad tan mal utilizada, ya quisiera verlo en los zapatos de Uribe para ver qué tanto es capaz de hacer, difícilmente haya hecho usted algo realmente contructivo en su vida, no parece colombiano, parece más un amargado y resentido, y eso que la vida le sonríe, lástima que todo lo malo que usted hace lo premien!

    ResponderEliminar