sábado, agosto 16, 2008

Fanny Mikey, la tenaz suramericana

[Nota: Hace unos meses en el último Festival de Teatro de Bogotá que organizó Fanny, escribí estas notas, en reconocimeinto a la labor de esta mujer que a punta de talento y tenacidad hizo más por Bogotá y por Colombia que muchos políticos que se creen indispensables].

Quienes por estos días permanecemos en Bogotá podemos disfrutar de ciertos privilegios poco vistos el resto del año en la capital del país.

Para empezar, nos evitamos el via crucis que significa transitar por el aeropuerto El Dorado, que en las actuales circunstancias es lo más parecido a una barraca, donde todo es feo, el acceso es restringido, no hay espacio para moverse, cae tierra por todas partes y hay un ruido insoportable, condiciones que sumadas a las congestiones típicas de alta temporada, hacen de viajar en avión una experiencia insuperablemente agobiante. También nos evitamos los deliciosos trancones que se forman en las salidas de la ciudad, donde las colas son interminables ¡pero lentas…!

En fin, yo soy de los que creen que cuando la ciudad se desocupa hay que aprovechar para gozársela, sobre todo si hay un plan tan espectacular como el que cada dos años nos ofrece el Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá (FITB), que hoy por hoy es la mejor combinación de todas las formas de locha. Desde teatro clásico hasta lucha libre; desde espectáculos circenses hasta conciertos y rumba, el FITB ofrece múltiples posibilidades para convertir estos días de descanso en jornadas realmente placenteras.

No en vano en sus dos décadas este evento se ha convertido en uno de los más destacados acontecimientos culturales del país, y uno de los más importantes de su género en el mundo, sin nada que envidiarle a las grandes capitales del arte de Europa o América. De hecho no sería exagerado decir que la gran transformación de Bogotá no empezó con la Alcaldía de Mockus, sino que tiene sus raíces en el FITB, que es la mejor muestra del concepto de ‘cultura ciudadana’, que tanto nos inculcó Antanas y que tan buena acogida ha tenido entre los habitantes de esta ciudad.

Siendo francos, Bogotá ya no es imaginable sin su festival de teatro y este evento no existiría sin el alma de plumas y el nervio de acero de Fanny Mikey, quien inició en 1988 una performance que a lo largo de 20 años y 11 actos no ha hecho sino crecer en calidad, diversidad y participación. La tenacidad de Fanny ha hecho posible que en los teatros, plazas, calles y auditorios bogotanos se vean las más brillantes estrellas y compañías escénicas de Colombia y el mundo, que con sus actuaciones han traído deleite, entretenimiento y formación a un público que asiste religiosamente a la cita que cada dos años tiene en el FITB.

Gracias, Fanny; como dicen en tu Argentina natal: ¡sos grande!

5 comentarios:

  1. en el mismo argentino entonamos todos los bogotanos:

    "Sos una ídola!"

    no queda nada distinto a un enorme sentimiento de gratitud por tanta entrega y nostalgia por su partida.

    ResponderEliminar
  2. El mejor homenaje es que el festival sobreviva a Fanny Mickey y se siga consolidando como uno de los mejores del mundo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Cuando sea grande quiero ser como Fanny Mikey!!!!

    ResponderEliminar
  4. Que verguenza da ver ese video y... ELLOS tan tranquilos. Ah! y que feo tono de voz tiene el general Montoya, definitivamente los dos suenan a falso.

    ResponderEliminar
  5. PUEDO MANDARTE UN BESO?
    NO QUIERO QUE ALEIDA ME PEGUE..

    ResponderEliminar