jueves, octubre 30, 2008

La purga en The Economist

La purga sigue otros dos casos recientes en los cuales el Sr. Uribe ha sido avergonzado por las acciones de sus subordinados. El gobierno fue obligado a pedir una investigación sobre un video emitido en la CNN que mostró que, al contrario de sus desmentidos, la policía abrió fuego contra miles de manifestantes indios que exigen tierra, matando a dos manifestantes. Y la directora de inteligencia dimitió después de que fue revelado que un funcionario de medio rango de su agencia había espiado a Gustavo Petro, un senador de la oposición.

La única noticia buena para las fuerzas de seguridad fue la fuga de Óscar Tulio Lizcano, un ex senador que había sido mantenido como rehén durante ocho años por las FARC. [...] Las operaciones militares que permitieron este final feliz fueron “un honor para las fuerzas armadas colombianas”, declaró el Sr. Uribe. Tristemente, aquel honor parece haber sido opacado por el asesinato de civiles inocentes en otra parte del país.

2 comentarios:

  1. Lo peor de todo es leer y escuchar a periodistas como MARIA ISABEL RUEDA que dicen ser "formadoras de la opinión pública colombiana" ...

    Que asco este periodismo uribista ...

    Saber que lo de Ernesto Samper fue un juego de niños frente a toda esa atrocidad de Uribe.

    ResponderEliminar
  2. Por Dr Muerte.

    Como usted bien sugirió en otra entrada, si la enviada de la Onu no hubiera venido a Colombia en este preciso momento no existiría tal purga. Esto no se realiza por el interés de Uribe de limpiar las FF.MM sino porque sabe que afuera lo están mirando.

    Por otro lado, las declaraciones del señor Uribe contra el Ejercito en El Salvador sobre que "Si no han capturado a esos narcos en el llano es porque tal vez los están protegiendo" es absolutamente desafortunada y poco digna de un Jefe de Estado, pero bueno, Uribe nos ha acostumbrado a cosas como esa.

    ResponderEliminar