jueves, diciembre 04, 2008

La factura

Aunque Paulo Laserna y Gabriel Reyes saben que no soy defensor de oficio de Caracol y RCN, esta vez estoy de acuerdo con ellos al rechazar la polémica decisión anunciada por la Comisión Nacional de Televisión (CNTV) según la cual, por la prórroga de sus concesiones para los próximos diez años, cada canal tendrá que pagar 80 millones de dólares, más el 7,5% de sus ingresos brutos.

Albert Camus decía que “una prensa libre puede ser buena o mala, pero sin libertad, no puede ser sino mala”. Lo mismo puede decirse en el caso colombiano sobre la televisión privada, gracias a la cual todos tenemos ahora más y mejores opciones, que cuando sólo había canales públicos. Por eso creo que ese cobro, aparte de ser un golpe bajo contra dichos canales, que riñe con otras determinaciones recientes del ministerio de Comunicaciones.

Por ejemplo, para iniciar operaciones en 1994, Celumóvil y Comcel tuvieron que desembolsar 600 millones de dólares cada una, más el 5% anual de los ingresos brutos. Nueve años después, a Ola sólo le cobraron US$54 millones. (A esa lista habría que sumar el caso de Avantel, que hace dos años quedó prácticamente convertida en el cuarto operador celular del país sin pagar un centavo, pero esa es otra historia).

El argumento para reducir tan drásticamente el valor de las licencias de operación de las celulares era que el mercado ya estaba muy saturado, y que los tiempos y la tecnología habían cambiado y que había más competencia que cuando los primeros operadores empezaron a prestar el servicio. Por eso resulta curioso que las mismas consideraciones que fueron válidas para bajar el precio de las licencias de los operadores celulares no se tengan en cuenta al tasar el valor de las prórrogas de las concesiones de Caracol y RCN. Otra más de las ‘genialidades’ de la cartera a cargo de la sierva de Dios María del Rosario Guerra.

Aunque la televisión privada todavía deja mucho que desear, creo que se equivocan quienes aducen que los mencionados canales deberían pagar eso sin chistar, o dedicarse a otro negocio, porque la programación es muy mala. En este punto reitero que pese a que ninguno de los dos canales me gusta demasiado, sobre todo en el plano informativo, aclaro que prefiero la las noticias de Caracol a las de RCN, canal que a su ya vergonzoso y descarado oficialismo le suma una alta dosis de amarillismo y explotación de las desgracias de muchos colombianos, la mayoría de origen humilde, que sin saberlo terminan convertidos en protagonistas de episodios de ‘pornomiseria’ disfrazados de noticias.

Es decir, en este caso no estamos hablando de una evaluación cualitativa de la televisión que dichos canales ofrecen, pues a en todos estos años la cuestionada CNTV es poco o nada lo que hecho por mejorar la calidad de la programación. Aquí sencillamente se trata de una cuestión comercial y legal en la cual el gobierno actúa erráticamente y sin la transparencia que pregona.

5 comentarios:

  1. Jajajaj, Caracol y RCN se han esforzado demasiado lamiendoles las botas a este gobierno narcoparamilitar, y así es cómo les paga el régimen: encareciendoles la licencia. Dónde quedó el dicho que dice que "al que a buen árbol se arrima buena sombra lo cobija"?

    Quizá con esta narcodictadura lo que toca es aguantarse la espada de damocles sobre nuestras cabezas y no esperar nada a cambio...

    ResponderEliminar
  2. Viejo le quedaron !DIVINOS! los arcángeles como dotación de la casa que sabemos.

    ResponderEliminar
  3. Vladdo, 8 millones de dolares anuales no es mucho para quienes tienen el "bipolio" de la tv publica en un pais de 45 millones de habitantes... son al cambio de hoy unos 18.400 millones, o unos 50 millones diarios... de acuerdo con la basura de programacion que pasan, bien pueden reducirle el salario a jota mario valencia, laura acuña, calero, hernan orjuela, amparito, la mencha, etc, y de ahi sacar parte de esos 50 millones diarios... y pueden usar parte de sus jugosas ganancias de estos ultimos 6 años de servidumbre (todos tienen su precio) para pagar por adelantado el resto (digo: si cobrando a 30 millones de pesos cada avisito de 20 segundos no ganan plata, es que deben despedir a sus respectivos gerentes!)

    ResponderEliminar
  4. Aunque paguen mucho o poco, no dejarán de ser basura uribista. Aquí diría yo "La televisión es la televisión y el gobierno es el gobierno", no hay nada que hacer en cualquiera de los dos casos.
    Un saludo desde Don Blog Pérez.

    ResponderEliminar
  5. No te preocupes Vladdo, Gracias a los aportes que hizo el grupo Ardila Lule, les van a bajar el precio. Ahora resulta que la banca no sabia nada, eso segun la "Corte Paralela La W"

    ResponderEliminar