martes, febrero 24, 2009

Sin Jartañán

La información del periódico El Tiempo es tan pobre que este 24 de febrero de 2009 ni siquiera registra en su primera página la muerte de Roberto Posada García–Peña, uno de sus más insignes columnistas, ocurrida la víspera, a las 10 de la noche.

No hay ningún pretexto para que, con la tecnología de hoy, semejante noticia se haya quedado por fuera; así se trate de la edición nacional. Además no era un secreto que el columnista estaba agonizando desde hace varios meses. ¿Cómo es posible que no tuvieran eso previsto?

4 comentarios:

  1. uy pero debemos regocijarnos los que nos quedamos, igual en el Tiempo no hay nada que leer, ni antes ni ahora...

    ResponderEliminar
  2. (teclado desconfigurado, excusas por la falta de tildes).
    Tengo acceso solo a la edicion digital y me parecio exagerado el despliegue. Pense ahi estan pintados los medios, dandole a una informacion valiosa para el circulo periodistico el nivel y el peso de una notica hiper trascendente para el pais, para la vida publica. Cubria todo el pantallazo y tenia montones de herramientas complementarias. A la masacre de los Awa no le dieron ni la cuarta parte del despliegue. Creo q tienes razon en la falta de una notica en la info escrita, pero en la edicion virtual fue como si se muriera el presidente en ejercicio.

    ResponderEliminar
  3. No vi que pasara desapercibida. Lo que vi, es que cuando pusieron la noticia, esta rapidamente fue comentada por muchos usuarios (registrados y no registrados), debido a que todos reconocián el daño que este señor le hizo al país por su parcialidad, por su capacidad para influenciar desde sus columnas, por amangüalarse con el poder para esconder los delitos de cuello blanco. Pero luego, bloquearon los comentarios que dejaban sobre la noticia, la gente del común. En fin un personaje reconocido por su lagartería, la lambonería y su falta de amor por el país, se ha ido. Y lamentablemente solo lo recordarán sus amigos.

    ResponderEliminar
  4. Me estaba sintiendo mal de pensar que no podia enocntrar en mi memoria un recuerdo amable o una columna fuera de serie escrita por el sr. Roberto Garcia Pena (QEPD), es decir, lo lei algunas veces y nada me aporto ni como colombiana, ni como ser humanao. Y miren que tambien trate de ver su show de cocina y no, no pude...

    ResponderEliminar