jueves, mayo 28, 2009

Uribe no es un enfermo mental

Hasta hace poco, yo pensaba que quienes sienten esa proclividad a perpetuarse en el poder padecían alguuna ennfermedad; sin embargo al leer una entrevista con el psiquiatra Hugo Marietán, uno de los principales especialistas argentinos en psicopatía, en la que define algunas características de esos personajes, me di cuenta de mi craso error.

En el reportaje, hecho por Laura Di Marco y publicado en La Nación, de Buenos Aires, Marietán dice que “los políticos de fuste generalmente son psicópatas, por una sencilla razón: el psicópa¬ta ama el poder. Usa a las personas para ob¬tener más y más poder, y las transforma en cosas para su propio beneficio. No quie¬re decir que todos los políticos o todos los líderes sean psicópatas, pero sí que el poder es un ámbito donde ellos se mueven como pez en el agua”.

Inicialmente, creí que lo anterior sustentaba mi creencia de que los mandatarios que reforman constituciones a la medida están mal de la cabeza, pero según este especialista, la psicopatía no es una enfermedad mental, sino una manera de ser en el mundo, “una variante poco frecuente del ser humano que se caracteriza por tener necesidades especiales”.

En la entrevista, uno entiende muchas cosas, cada una más sorprendente que la anterior. Sin refererirse a nadie específicamente, Marietán retrata magistralmente a esos caudillos, y explica que “una característica básica del psicópata es que es un mentiroso, pero no es un menti¬roso cualquiera. Es un artista. Miente con la palabra, pero también con el cuerpo. Actúa. Puede, incluso, fingir sensibilidad. Uno le cree una y otra vez, porque es muy convincente… Otra característica es la manipulación que hace de la gente. Alrededor del dirigente psi¬cópata se mueven obsecuentes, gente que, bajo su efecto persuasivo, es capaz de hacer cosas que de otro modo no haría…”

Cuando la periodista le pregunta si los seguidores de esos personajes actúan como bajo el efecto de un hechizo, Marietán responde: “Son gente subyugada, sí, e incluso puede ser de alto nivel intelectual. Este tipo de líde¬res no toman a los ciudadanos como perso¬nas con derechos: los toman como cosas. Porque el psicópata siempre trabaja para sí mismo, aunque en su discurso diga todo lo contrario”.

Según el psiquiatra, esos dirigentes “tie¬nen una lógica muy distinta. Sin embargo, la bandera que utilizan siempre es suprapersonal, más allá, incluso, de este mo¬mento. Esto se ve bastante, también, en líde¬res religiosos psicópatas, que apelan a la sal¬vación del más allá. Otras banderas pueden ser la apelación al hombre nuevo, el proyecto nacional, la liberación, la raza superior, la Na¬ción, la patria. El psicópata siempre necesita buscar un enemigo, para aglutinar”.

También dice Marietán que el psicópata “necesita la crisis. Ser reconocido como salvador. En la paz, él no tiene papel. No la soporta. Por eso las sociedades lideradas por políticos de estas características viven de crisis en crisis”.

Con tanta evidencia en mi contra, debo admitir que me equivoqué: Uribe no es un enfermo mental.

4 comentarios:

  1. Excelente Vladdo.... aclara muchas cosas con esta entrevista el siquiatra.
    Pero no me diga que auv no es un enfermo!

    ResponderEliminar
  2. Amigo Vladimir, tienes toda la razon. Los que terminaran como enfermos mentales, cuando se den cuenta, seran los que votaron por el mayordomo de la casa de nari.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  3. La conclusion de este artículo sería que Uribe no es un enfermo mental. Es un psicópata.

    ResponderEliminar
  4. Que susto, con razon pasa todo lo que pasa en Colombia.

    Y hoy, a grito en la plaza publica, no se donde, pidiendo a gritos ser padrino de confirmacion de Emanuel,el hijo de Clara Rojas, pobre nino tanto que ha sufrido, para merecer ese castigo.

    ResponderEliminar