viernes, julio 24, 2009

“Y así es la cosa”

Walter Cronkite (1916~2009) In Memoriam

El título de esta columna es mi traducción libre de la célebre frase: “And that’s the way it is”, con la cual el periodista Walter Cronkite cerraba cada noche el noticiero de la CBS, y que ha sido desempolvada a raíz de la muerte de quien fuera por varias décadas el hombre más creíble de la prensa estadounidense.

En un minucioso y extenso perfil publicado el sábado pasado en The New York Times, decía que esa forma de despedirse de Cronkite no le gustaba ni poquito a Richard S. Salant, el presidente de CBS News, quien desde el principio odiaba la frase porque se comía cuatro preciosos segundos cada noche... “Llegué a pensar que Dick tenía razón, pero yo era demasiado terco como para quitarla”, admitió luego el propio Cronkite en sus memorias.

La primera imagen de Walter Cronkite que yo tengo en la memoria es la del fatídico 22 de noviembre de 1963 cuando, quitándose sus anteojos de marco negro y esforzándose por contener las lágrimas, anunció la muerte de John F. Kennedy. Aunque yo no ví esa transmisión en directo, sino varias décadas después en un museo en Dallas, el impacto que me produjo fue muy grande y desde entonces su nombre y su imagen quedaron grabados en mi memoria.

Más adelante aprendí que Cronkite no era simplemente un presentador de noticias, sino que, como jefe de redacción, era el eje mismo del noticiero nocturno de la CBS. Es más: la expresión anchorman, con la que se conoce en Estados Unidos a los presentadores estrella de los noticieros, fue acuñada por primera vez para referirse a Cronkite, en el cubrimiento que hiciera de las convenciones Demócrata y Republicana en 1952. En la CBS, el trabajo del presentador de noticias se asociaba a la función de un ancla (anchor, en inglés) que mantiene a un barco en su lugar.

La sobriedad con la que Walter Cronkite aparecía frente a las cámaras fue clave para labrarse la credibilidad que lo acompañó no sólo a lo largo de su carrera, sino incluso varios años después de su retiro en 1981, a los 64 años. De hecho criticaba a su sucesor, el famoso Dan Rather, a quien acusaba de “representar el papel de reportero, en vez de serlo”. “Yo soy un presentador de noticias, un anchorman, un jefe de redacción, no un comentarista ni un analista”, decía en una entrevista en 1973. “No siento ninguna obligación de ser un sabihondo”, subrayaba humildemente quien fuera considerado el hombre más confiable de Estados Unidos.

Ojalá que las vedettes de nuestra tele repasaran la vida de este periodista de verdad y pusieran en práctica algunas de sus enseñanzas.

Descanse en paz.

3 comentarios:

  1. Walter Cronkite. Celebre maestro de la impostura. DEscanse en paz y vos Vladdo con el.

    ResponderEliminar
  2. Este 'Anónimo' del primer comentario no es capaz de dar la cara, ni siquiera de inventarse un nombre ficticio y viene a mandar a callar. Que descanse en paz él

    ResponderEliminar
  3. Lamentablemente, apenas acabo de descubrir a Walter Cronkite. Pero, hoy me he desquitado viendo toda su serie documental en la marathon en su homenaje que ha presentado un canal estadounidense y de verdad que es para quitarse el sombrero, en mi modesta opinion, se ha ido el ultimo verdadero testigo de la historia mundial del siglo XX.

    ResponderEliminar