jueves, septiembre 24, 2009

Nada cambia

Rebrujando en mi computador las carpetas virtuales, me estrellé de repente con muchas realidades. O con muchas no; con la misma: este país no cambia.

En febrero de 2001, creía yo que Borges había sobreestimado el futuro de este país cuando dijo en su cuento Ulrika que “ser colombiano es un acto de fe”. Porque el ilustre argentino nunca imaginó que éste sería el país de las 30.000 muertes violentas por año; el que ocuparía un destacadísimo lugar en la lista de los países más corruptos del mundo (¿lo del Inco será otro caso aislado?); el que llegaría a tener un presidente elegido con dineros del narcotráfico y otro con ayuda de la mafia y de los paramilitares; o aquel en el que los guerrilleros que dicen reivindicar los derechos de los menos favorecidos iban a arrasar pueblos y a secuestrar niños.

Tal vez, y con razón, el escritor quiso decir que Colombia es un país fuera de lo común. Pero para mal.

¿Cuánto tiempo ha gastado el presidente Álvaro Uribe hablando de lucha contra la corrupción y la politiquería? Y tuvo como paladines de esa cruzada a Ernesto Samper y Julio César Turbay Ayala. ¿Cúantas veces ha repetido que este es un gobierno caracterizado por la honestidad y la transparencia? Y funcionarios suyos, bajo su mando directo, como los señores del DAS (que ahora pretenden rebautizar; como si con eso se resolviera el problema), han cometido toda clase de atrocidades.

En 2001 creía también, y lo confirmo ahora, que en este país la honradez de los políticos no es una norma sino una virtud que ellos mismos exhiben como tema de campaña. Ya en el 78 a Turbay se le llenaba la boca diciendo: “Gobernaré con los más capaces y honestos”; pero en vez de eso se limitó a reducir la corrupción a sus justas proporciones. Y Uribe ha seguido el ejemplo. El caso Inco es patético. ¿También le irán a cambiar el nombre?

Hace ocho años, decía que uno de los méritos de Antanas Mockus era que no se había robado nada en su primer período como alcalde de Bogotá. Y en buena medida por eso lo reelegimos: por honrado. Aquí al ladrón le dicen vivo, al cohecho se le dice persuasión, al pícaro lo tildan de avispado y a los políticos corruptos, los llaman doctores.

A todo el mundo le da risa cuando se conocen las denuncias de corrupción en todos los niveles del gobierno. Nadie se impresiona por eso; es lo normal. Como son normales los secuestros de la guerrilla y el retoño de los paramilitares, que ya ni siquiera clasifican para salir en las primeras planas de los diarios.

“La vida tiene que seguir“, suele decirse. Mientras los niños crecen viendo noticieros que empiezan con informes cargados de sangre, seguidas del bloque deportivo y rematados con bellas modelos contándonos cómo viven los personajes de la farsándula.

Da tristeza que estos recuerdos de ayer sean tan parecidos a las noticias de hoy.

10 comentarios:

  1. "En este país todos la pasan bien menos la gente honrada" decía una vieja caricatura no recuerdo de quién, y en ella aparece una pareja de ancianos haciendo un repaso de temas como los que Usted ha tocado.

    ResponderEliminar
  2. “La vida tiene que seguir“, suele decirse. Mientras los niños crecen viendo noticieros que empiezan con informes cargados de sangre, seguidas del bloque deportivo y rematados con bellas modelos contándonos cómo viven los personajes de la farsándula.

    Que frase Vladdo. Que hacemos para sanar está miseria que hemos creado???

    ResponderEliminar
  3. Excelente columna... cierto es... lo triste es que las generaciones jóvenes ven este tipo de violenca como algo normal. Alternativas? Creo que poco a poco se va perdiendo la esperanza

    ResponderEliminar
  4. ey vladdo eres genial, mira soy fabro caricaturista del periodico de cucuta, quiero invitarte a que veas mis caricaturas,, ey usted siempre ha sido mi mentor cuando era niño mi mama me llevaba al medico y la espera era relarga, y habian puras revistas semana, aunque no entendia nada de lo que dibujabas me gustaban mucho maestro,,,gracias por ser motivo de inspiración...

    ResponderEliminar
  5. juraría que usted escucha, yo leo.

    el entrevistador.

    ResponderEliminar
  6. usualmente no estoy del todo deacuerdo con usted, sin embargo, no dejo de leerlo. Pero con esta columna estoy en completo acuerdo

    las cosas parecen cada ves mas tristes..

    no se si sea posible que me responda esto, cabe aclarar que no soy uribista y no estoy deacuerdo con muchas cosas de este gobierno. mi pregunta es: realmente absolutamente nada de lo que ha hecho el presidente es bueno??? ni una sola??

    ResponderEliminar
  7. Andrés,

    Muchas gracias por su mensaje.
    Esa pregunta me la han hecho en más de una oportunidad y llevo siete años tratando de responderla a mi manera, con dibujos y con palabras.
    Ahora bien, supongamos que la recuperación de la seguridad es una de esas cosas que la ciudadanía anhelaba, y que gracias a Uribe el país es ahora más seguro y la gente se siente más tranquila. Entonces la pregunta que cabe hacerse es: ¿a qué precio? Yo no sé, por citar un ejemplo, si vale la pena tener un país más seguro a costa de miles de falsos positivos.
    ---
    Cuando la economía del mundo estaba en pleno furor, aquí decían que era gracias a Uribe, porque él es un teso. Sin embargo, se inventaba toda clase de impuestos para despilfarrar no sabemos en qué. Tal vez en la compra de congresistas y en subsidios como los de Agro Ingreso Seguro. El gobierno no aprovechó esa circunstancia para generar más empleo ni para disminuir los índices de pobreza, que cada vez son más altos.
    ---
    Como si fuera poco, los colombianos pagamos la gasolina más cara que en Estados Unidos y en muchos otros países desarrollados, así los precios del petróleo estén por el suelo. Y así y todo, el gobierno está pensando vender otro porcentaje de Ecopetrol porque la plata no le alcanza.
    En fin podría citar muchos ejemplos más, pero creo que el espacio no me alcanzaría.
    ---
    En resumen, yo, francamente, diría de Uribe lo mismo que se decía del cardenal Richelieu: es un hombre que en su vida ha hecho mucho mal y poco bien; y todo el bien que ha hecho lo ha hecho mal, y todo el mal que ha hecho lo ha hecho bien.

    ResponderEliminar
  8. Wow, Vladdo, si leer su columna me dejo postrada de espiritu, por lo real, pero leer esto ultimo que escribio, me ha impactado porque es lo mismo que pienso de este gobierno, pero nunca lo habia podido expresar con tanta claridad como lo ha hecho usted.

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias por responderme. Siempre le habia querido preguntar eso, es usted my amable

    ResponderEliminar