jueves, septiembre 03, 2009

Procacidad política pagada

Dijo alguna vez el presidente Álvaro Uribe que después de ver cómo es el desayuno, uno se puede imaginar cómo va a ser el almuerzo. Y eso precisamente es lo que nos está pasando a los colombianos con la aprobación del referendo reeleccionista. Después de todas las maromas éticas, políticas y burocráticas que utilizó el gobierno en 2005 para sacar adelante la primera reelección, ¿qué podía esperarse del trámite de esta nueva iniciativa?

En un país de amnésicos como Colombia, donde un escándalo es opacado por otro más grande, el episodio de Yidis Medina y Teodolindo Avendaño no pasa de ser una anécdota; así este par de congresistas hayan sido condenados por la justicia por el delito de cohecho, y estén en la cárcel por vender su voto con conciencia y todo, para ayudar a aprobar la reforma que le dio vida a la primera reelección de Uribe.

Eso de por sí ya debió haber sido motivo más que suficiente para que el presidente asumiera alguna cuota de responsabilidad política, pues fueron varios de sus más cercanos colaboradores quienes pactaron y conspiraron para torcerle el pescuezo a la Constitución en beneficio de Uribe.

Pero no: ni el presidente se da por aludido, ni el resto del país se pellizca. Al primer agripado de la Nación le parece que esa primera reelección no sólo fue legítima, sino también muy merecida; y al colombiano de a pie el asunto no lo trasnocha. Al fin y al cabo, un país lleno de pobreza, con problemas de narcotráfico, desplazamiento forzoso, ejecuciones extrajudiciales, inseguridad y desempleo tiene cosas muy importantes en qué pensar, en vez de ponerse a botarle corriente a la yidis-política.

Y aprovechando ese marasmo, el gobierno se la jugó de nuevo para sacar adelante, como fuera, la aprobación de la ley que convoca el referendo reeleccionista, con nombre propio y apellido. ¿O es que alguien nos quiere hacer comer el cuento de que Álvaro Uribe echó a andar su aplanadora en el Congreso con el único fin de beneficiar a sus sucesores? Con el camino despejado, sólo un milagro, o una grave enfermedad, lo harían desistir de un tercer mandato.

Lo que no sabemos, y no lo sabremos sino cuando ya sea demasiado tarde, es cómo se fraguó y cuánto costó la sombría maniobra que culminó el martes con la conciliación del proyecto de referendo en la Cámara de Representantes. El proceso que se adelanta contra el senador Alirio Villamizar, quien tenía en su residencia mil millones de pesos en efectivo, puede ser apenas la punta del iceberg de todo lo que se negoció tras bambalinas para ‘fortalecer la participación ciudadana’.

Todo esto causa urticaria. Y lo más triste, lo más doloroso, es que nos lo presentan como un proceso transparente; como si hubiera sido una gran fiesta democrática. ¡Guácala!

Punto aparte. Si la columnista María Isabel Rueda reconoce que a Uribe le fue mal en la reunión de Bariloche, debe ser porque la cosa resultó desastrosa.

8 comentarios:

  1. La ética y la moral colombiana lastimosamente pasa por el bolsillo. Es una palabra cuyo ejercicio y significado es totalmente desconocido en la política colombiana -y hasta creo que en la sociedad colombiana- Estos actos son considerados dentro de una "normalidad" con la excusa: "todo funciona así".

    El poder legislativo se ha convertido en un apéndice más del ejecutivo, y como el juego de Simón el bobito - en este caso sería Uribe-, lo que el presidente diga es última palabra; ejemplo claro -la ley de víctimas-

    Y sobrarán los discursos y sobrarán las investigaciones y los golpes de pecho y las rasgadas de vestiduras y los que aun tienen algo de ética y de moral, porque como se verifico en la transmisión de la votación en el canal de del congreso, con una sala vacía y con el jardín infantil de los representantes prestándole cinco de atención a los discursos de sus compañeros, fuera de sus curules tan solo esperando la votación que era lo que realmente importaba.

    Quedó demostrado con esta votación y con las anterior que este gobierno no posee escrúpulos para pasar sobre quien sea, y seguirán escudándose en esa "voluntad popular" para torcerle el cuello a la constitución sin importar la cantidad de vicios de ilegalidad e inconstitucionalidad.

    Lo peor es que la sociedad colombiana no tome conciencia de ello y legitime actos y pero aún los meta en el baúl del olvido y de la irrelevancia, en medio de la obnubilación causada por el mesianismo del presidente.

    A veces pienso que a esta sociedad le encanta tocar fondo. Y no se hasta que punto esto sea necesario para que se despierte.

    Nota aparte.
    En cuanto al tema de las marcha contra presidentes que está tan de moda ahora considero que no hay que dejarse llevar por el juegos divisorios y los apasionamientos de masas, que es realmente lo que estos presidentes de pantalla chica se han encargado de generar buscando e instaurando a enemigos de un lado y del otro solo para avivar el populismo de sus gobiernos. Divide y vencerás decía Julio César y esta es la consigna de estos presidentes que saben que las masas se avivan con la generació de emociones. Ojalá los colombianos le pongamos más cacumen y menos apasionamiento a las cosas que pasan.



    Saludos
    Leo

    ResponderEliminar
  2. Vladdo: Cuando unos funcionarios de la Alcaldía fueron sin tapabocas al Parque Tercer Mlenio a censar a los Desplazados, les llovieron rayos, truenos y centellas por no llevar tapabocas, qué equilibrio informativo frente al señor presidente repartiendo mano grande, picos, estornudos y virus a la lata, tal vez es lo único que se entrega en los consejos comunitarios de verdad: gripa ventiada. Ya no se redistribuye el ingreso, ni el fracaso, ahora la cosa es biológica. Lo hago notar solo por el veneno que les soltaron a los funcionarios del Distrito por este tema y su columna buena como todo lo que escribe.

    ResponderEliminar
  3. Vladdo, en cuanto al proyecto de referendo, hasta un representante llegó borracho a la votación y eso se le chispotió a María Isabel. Es muy grave porque un votico untado de alcohol y de plata supera la sobriedad de Yidis y el lúcido laconismo de Teodolindo para más males de nuestra decrépita y paupérrima democracia.

    ResponderEliminar
  4. Para la gran prensa si el presidente moquea y estornuda eso es una gráfica, un evento noticioso; si lo hace un pobre es la peste, no toman la foto y lo encierran en su casa porque no hay Tamiflux pa´tanta gente, me pregunto: ¿quienes han muerto por este mal -creo que 600 en Colombia-habrán tenido ayuda médica adecuada?.

    ResponderEliminar
  5. Ya ni siquiera se molestan en esconder la tramoya. De cara al país hicieron sus marranadas, pero a nadie parece importarle tanta suciedad.

    Este país va muerto de risa al matadero.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Hace mas de 20 años esto hubiera sido escandalo mayusculo. La corrupcion en el pasado era orquestada a esdondidas, y cuando salia a flote, era por un descuido, error, filtracion, etc.

    Ahora los casos de corrupcion los hacen casi cinica y abiertamente. Ahora son respaldados con evidentes pruebas fisicas, grabaciones elocuentes, videos claros, documentos veridicos, etc. y la gente ni se inmuta.

    Y cuando esto pasa, Uribe tiene un ejercito de periodistas caraduras para defenderlos, para distorsionar y tergiversar los hechos, para polarizar y hacer cortinas de humo, etc. y de una forma aterradora.

    Colombia es el unico pais del mundo, que cuando un politico o periodista honesto, han destapado los comprobados escandalos corruptos de este gobierno, el establecimiento y la opinion publica se les viene en contra, solo por el hecho de haberse atrevido a destapar el escandalo.

    ResponderEliminar
  7. Esa forma de lograr la reeleccion es vergonzosa y descarada, esto demuestra que nada de lo que pasa en Colombia es serio, asi que tocara resignarse,aunque me asalta una pregunta, habra cuarto periodo????.

    ResponderEliminar
  8. Ni hace 20 años, ni hoy; lo que mas molesta e indigna es que se supone que el humano evoluciona (in?), y no tiene nada de... lógica por decirlo menos quien apoye semejante atropello al bien común y al interés del ciudadano.
    Solo falta que nos quiten el derecho al voto que solo ejercería por una persona en todo este país.

    Con razón a la gente tratan de enseñarle cosas en la escuela que uno cree intrínsecas a la experiencia social del ser. Es apenas básico entender la importancia de las instituciones y el respeto a la constitución.
    Buen Blog Vladdo, primera vez que lo leo, todo por que lo ví en e chat de semana, y me parece un tipo muy conciente y lúcido.

    ResponderEliminar