miércoles, febrero 03, 2010

Cambios en Cambio


El Tiempo es un periódico muy bueno para hacer revistas malas. Al repasar la historia es fácil descubrir que numerosos experimentos de esa casa editorial han sido clausurados, vícitmas, quizás, de una sobredosis de éxito.

Entre las pocas excepciones –que siempre las hay– figuran la revista Motor, obra y milagro de José Clopatofsky desde su fundación, por allá a finales de los años 70. Y más recientemente la revista Cambio, que bajo la dirección de Rodrigo Pardo dio un interesante giro y le ha causado más de un dolor de cabeza –o de calva, mejor dicho– a José Obdulio Gaviria y su camarilla.

Al parecer, ese ha sido el gran error de Pardo: tratar de hacer una buena revista, imparcial, objetiva. Y también se le olvidó que José Obdulio no perdona. Además, tal y como le consta a Edulfo Peña, el editor político de El Tiempo, a ese periódico no le interesa hacer buen periodismo político. Y menos en vísperas de elecciones. Y si el candidato de la Casa está entre los opcionados para llegar al Paracio Presidencial, la cosa es más complicada todavía. ¿Qué tal que al Pardo ese le dé por destapar más Agro Ingresos Seguros o alguna otra cosita por el estilo?

Por eso lo echaron. Y por eso echaron también a María Elvira Samper: por tratar de hacer una revista decente, digna y, sobre todo, independiente. Y me imagino que Óscar Montes debe estar también en capilla.

La disculpa es la de siempre: que el tema económico, que la recesión, que el mercado, que la competencia, etcétera. Pero suena muy curioso que esa decisión se produzca después de todos los dardos que José Obdulio le ha lanzado a la revista desde su columna de los miércoles en El Tiempo.
Ahora, si lo de la crisis es cierto, entonces El Tiempo debería dejar de presumir de su gran éxito como empresa. ¿O será que le van a mter la plata de Cambio al Tercer Canal?

Hay quienes dicen que Cambio se va a volver una publicación mensual; otras fuentes afirman que va a cerrar definitivamente. Y aunque todo son meras especulaciones, lo cierto del caso es que la renuncia ‘obliguntaria’ de Rodrigo y de María Elvira son un duro golpe para el periodismo, un recorderis de que El Tiempo no se detiene y un campanazo de alerta para quienes vigilan la libertad de prensa en el país de la seguridad democrática.

Me imagino que José Obdulio ya debe estar cobrando su recompensa.

3 comentarios:

  1. Desde el año pasado se vienen haciendo recortes de personal en la Casa Editorial El Tiempo, en las areas de redacción, y comercial y de diseño, lo se por muy buena fuente, han eliminado productos y servicios y esta poda, -que puede ser consecuencias políticas, como loafirman y que no se descarto- ya de venía rumorando desde hace rato...
    Cada vez más queda comprometida la calidad periodistica de dicha Casa Editorial, se la razón cual fuese, económica o política.

    ResponderEliminar
  2. Quede bien sorprendido con la noticia de Cambio. No se si se esten lavando las manos con el cuento de las razones economicas, recesion, crisis mundial de la prensa, pues creo que la edicion impresa contaba normalmente con pauta publicitaria.

    Y lo de la competencia? si en Colombia hay apenas 2 revistas periodisticas. Desde la salida de Mauricio Vargas de la direccion de Cambio, la revista mejoro notablemente.

    No se cuanto pago El Tiempo cuando compro Cambio, pero siempre me desilusiono cuando esto paso.

    No se si La Silla Vacia sea viable volverla revista semanal.

    ResponderEliminar
  3. Es algo muy grave que los tentaculos de un tal Jose Obdulio manejen el medio quiza mas importante del pais, estan perdiendo su gran activo que es la credibilidad y respeto de sus lectores. Aunque, personalmente nunca he podido superar la antipatia que me ha producido Cambio desde que el impotable de Mauricio Vargas la dirigio, aunque hay que reconocer que mejoro mucho de la mano de Rodrigo Pardo.

    ResponderEliminar