miércoles, agosto 25, 2010

¿Y cómo es él? Perfil de un pequinés



El pequinés es un perro pequeño, aunque de carácter fuerte y extremadamente celoso, lo cual significa que puede ladrar sin control, con el fin de llamar la atención.

Generalmente es una raza que ladra bastante, ya sea para pedir comida, puestos o becas; así como para hacerse notar o avisar que algo no le gusta (esto puede incluir la visita de alguna persona que sea inofensiva, pero que a él le puede parecer peligrosa).

Es una raza comúnmente sociable con otros animales, como lagartos, culebras, ratas, gallinazos, sapos y micos, aunque también puede ser apegado a la gente. Es fiel a su amo de turno, juguetón y cariñoso, pero debido a que le gusta hacerse notar, se enoja fácilmente. Es muy dependiente de sus amos, y a la vez muy dominante.

Es muy caprichoso y cuando oye algo que no le gusta comienza a ladrar de manera absurda, al igual que el píncher. Otra característica del pequinés es que necesita muy poco ejercicio, sobre todo intelectual, ya que es más bien pasivo y es menos inquieto que otras razas. En algunos casos, su adiestramiento puede ser tedioso, pues le gusta arrastrarse demasiado. El secreto está en saberlo ubicar adecuadamente en una posición cómoda; le encanta estar de rodillas.

El pequinés es de pequeño tamaño y aspecto fornido. La cabeza es maciza, con el cráneo ancho y chato entre las orejas. La nariz es pequeña, muy corta y ancha; el hocico es también ancho, y bien arrugado. Mandíbula inferior ancha y fuerte. Perfil chato, con la nariz colocada entre los ojos. Los ojos son grandes, oscuros, brillantes, pero no exageradamente saltones.

La boca es bien adaptada, según el amo, pero tiene una voz muy fuerte. No suele mostrar los dientes, pero le encanta lamer; en especial suelas de zapatos. Sin embargo no es muy dañino. El cuello es más bien corto y ancho. El pelaje es grueso, derecho; mientras que la piel es más bien áspera y tiene un cuero muy espeso. Se encuentra en todos los colores (desde rojo liberal hasta verdeamarillento, pasando por azul de metileno) y son generalamente sumisos cuando les dan un buen hueso.

5 comentarios:

  1. Esa comparación es una ofensa. . . . . contra el perrito pequinés,

    ResponderEliminar
  2. Es Rafael Guarín, supongo. Ver la entrada anterior.

    ResponderEliminar
  3. Ay no Vladdo, los pequineses son lindos, no los ofenda con esas comparaciones.

    ResponderEliminar
  4. en serio..¿quien es?...la adaptación del rostro posiblemente le quitó rasgos de reconocimiento...
    y con tanto pequines y pincher que circula por el barrio colombiano, a veces uno se confunde de la procedencia o del dueños de las chanditas...

    ResponderEliminar