miércoles, septiembre 29, 2010

Aires de vendetta

No soy nada original al decir que muchas veces es más perjudicial una victoria que una derrota. Y eso es lo que parece estar ocurriendo con muchos colombianos por efecto de los golpes que las Fuerzas Militares le han asestado en tiempos recientes a las FARC. Desde el bombardeo en el que fue abatido Raúl Reyes hace poco más de dos años, hasta la muerte en similares circunstancias del Mono Jojoy, hemos visto un despliegue de triunfalismo combinado con una sevicia que causa vergüenza.

Las manifestaciones de regocijo por la muerte cruenta de que han sido víctimas varios líderes del mencionado grupo guerrillero van desde los aplausos y sonrisas de muchos colombianos de a pie, hasta las declaraciones destempladas de altos funcionarios del Gobierno, pasando por los comentarios vulgares en Internet y los desatinados comentarios de periodistas y supuestos líderes de opinión que no han hecho más que sacar a relucir las vetas más oscuras pero menos visibles de su intolerancia.

Cuando un individuo se levanta en armas contra un estado es previsible que esté dispuesto a morir por esa misma vía; eso es innegable. Por eso a mí no me sorprende mucho la caída de uno y otro de esos guerrilleros que prefirieron empuñar las armas, primero contra las autoridades y luego contra ese pueblo mismo al que supuestamente querían reivindicar. Y tanto Reyes como Jojoy (y los demás integrantes de las FARC, el ELN y otras organizaciones armadas), debían ser conscientes hasta el último momento de que así como podían matar a punta de bala, así mismo podrían caer, cosa que en efecto les sucedió. Sin embargo, ese trágico final, sumidos en el desprestigio y el desprecio de la sociedad, no debería producirle alborozo a nadie.

A mí no me causan alegría esas muertes, aunque debo reconocer que siento una gran tranquilidad al ver que ninguno de esos personajes podrá causar más daño. Sin embargo, no deja de indignarme el ambiente de fiesta que tantos compatriotas han querido imponer para ‘celebrar’ la muerte del Mono Jojoy. Esos actos no son dignos de un país que se vanagloria de su cristianismo. Tampoco estoy de acuerdo con la exhibición pública y el trato inhumano que las autoridades les dan a los cadáveres, presentándolos como presas de caza.

No se trata de desconocer los actos criminales de los comandantes de una guerrilla que ya no lucha por un ideal, ni de minimizar su conducta delictiva; no se pueden justificar las tomas de pueblos, la siembra de minas antipersona ni el secuestro, pero la sociedad tampoco puede caer en esa ola de entusiasmo con aires de vendetta que hemos presenciado a lo largo y ancho del país en la semana que acaba de pasar.

El hecho de que esos funestos personajes le hayan causado tanto mal a la sociedad no le da a nadie patente de corso para brindar con su sangre, en vana causa derramada.

19 comentarios:

  1. Pues usted tiene razon, celebrar la muerte de otro ser humano nos hace de cierta forma "barbaros", pero aquellos que hemos sufrido el yugo de una guerra que no nos representa y que mas que ayudarnos nos afecta profundamente, sentimos algo de regocijo (o mucho en mi caso personal), al ver como este asolador ha caido muerto en medio de un conflicto que no tiene sentido. Aveces las personas que viven en las ciudades no son conscientes del tamaño del conflicto, porque no los toca realmente y me refiero principalmente a aquellos que viven en Bogota, porque alla no se sienten mucho las acciones de estos narco-terroristas, pero yo que vivo en Neiva, una ciudad donde mal que bien tenemos una bomba por semana, donde han encontrado bombas escondidas en bolsas de la basura, en el camino habitual de muchos estudiantes de bachillerato (entre ellos mis dos hermanitas), o cuando vivi en Fortalecillas, un pueblo amenazado de toma guerrillera de forma permanente, es diferente, para nostros esa gente no merece mucha consideracion (y eso siendo moderado en mi expresion). De todas formas, lo "barbaro" se ira con el tiempo, pero creo que es necesario terminar con este conflicto para poder movernos al mundo civilizado.

    ResponderEliminar
  2. Vladdo, me has iluminado, tenia algunps pensamientos leves en los que pensaba y aborrecia esa alegria y esa celebración por la muerte de alguien...
    Es indignate además no es lo más importante ni trascendente que este pais necesita; la educacion, la salud, la cultura, el ambiente siguen igual o peor.

    ResponderEliminar
  3. Es increíble la deshumanizacion del pueblo colombiano... pensar que hace unos meses nuestro hoy presidente recibía la bendición de un pastor cristiano por su vehemente conducta y ahora este se llena de orgullo por haber mandado a matar a un individuo... Sr. Presidente: "El fin no justifica los medios"...

    ResponderEliminar
  4. Ciertamente, nuestro cristianismo mojigato no nos alcanza para aun a los perversos respetarle el respeto que todo mortal merece tras acabarse su vida.

    ResponderEliminar
  5. Completamente de acuerdo. Es lamentable como algunos medios de comunicación creen equivocadamente que van a congraciarse y a simpatizar con ciertos sectores sociales por el modo en que muestran, describen e incluso encuestan de manera deplorable la muerte de estos personajes. Se les olvida que entre seres humanos el inicio de la guerra y la pérdida del respeto por la vida inicia cuando nos volvemos insensibles ante la muerte o el dolor así sea físico de un semejante. Que vergüenza de periodismo!

    ResponderEliminar
  6. Excelentte entrada Vladdo, muy de acuerdo con tu posición.

    ResponderEliminar
  7. a ud no le "causan alegría" esas muertes, pero sí "siente una gran tranquilidad". cual será la diferencia me pregunto...
    no haga juegos semanticos por favor.

    el motivo de la alegria ES ESTAR MAS TRANQUILOS. no es alegrarse porque si.es alegrarse por lo que la muerte implica.

    al decir que ud no esta "alegre" pero sí "siente una gran tranquilidad" esta solo siendo hipocrita, no más 'humano' o 'sensible'.

    cuando una persona dedicada a cometer crimenes contra la humanidad se muere, la gente se alegra. punto. porque a la gente no le gustan los crimenes contra la humanidad. es natural

    me perdonara el ejemplo cliche, pero el mundo se alegro cuando se murio eichmann, cuando se murio heydrich, cuando se murio hitler, cuando se murio pol pot, cuando se murio stalin....
    los colombianos se alegraron cuando se murio pablo escobar, cuando han muerto jefes guerrilleros, y cuando mueran los jefes paramilitares que bañaron de sangre al pais.

    porque todos ellos cometieron horrendos crimenes. y a la gente no le gustan los crimenes

    ResponderEliminar
  8. Me hace reflexionar lo que escribes. Me parece patético que la muerte sea un elemento para buscar una reelección presidencial.
    Da asco tanto show mediático con la exhibición pública de los cadáveres en medios de comunicación y en revistas es demasiado amarillista y pesado. Además mostrando sin numero de notas con el lugar donde supuestamente nació, creció o será enterrado.

    ResponderEliminar
  9. En los entierros también se ponen tristes los acreedores del difunto... La alegría o la tristeza frente a la muerte de alguien es, simplemente, algo cultural. Yo simplemente opino que esta es otra muestra más de nuestra absurda diversidad, estemos o no de acuerdo. ¿Será muy duro hablar de "otra vida desperdiciada" o de un "talento mal enfocado"?

    ResponderEliminar
  10. Lastimosamente ese es el común denominador de la sociedad colombiana, alegrarse por la muerte de su enemigo o de aquella persona que no tiene afinidad, esa es nuestra realidad, que tristeza.

    ResponderEliminar
  11. ¡Gracias! Hace falta a veces escuchar a alguien con una posición más sensata que la que inculcan los medios. Es que es razonable alegrarse de todo el mal que deja de suceder después de la muerte de estos dos (y en un futuro de otros), pero ni entre cristianos ni ateos se justificaría una muerte violenta ni el amarillismo de mostrar cuerpos desfigurados como "evidencia".

    Si nos ponemos de acuerdo en que matar (y más aún, de forma violenta para luego alardear de los restos enemigos) es malo y hace a la guerrilla despreciable, no tiene por qué ser loable en el ejército. No voy a decir que como seres humanos (porque creo que perdieron el título mucho antes de morir) Jojoy y Reyes merecían mejor trato. Creo que como seres humanos, todos los demás podríamos haber manejado mejor la situación (y eso sin entrar en debates religiosos).

    No me parece humano encontrar placer en ver el cuerpo desfigurado de quien muere en combate. A quienes creen que es la única evidencia aceptable, les argumentaría que una foto del cuerpo en una morgue se me haría igual de verosímil y menos morbosa.

    ResponderEliminar
  12. Hombre Vladdo, estoy contigo que el pueblo colombiano anda celebrando esto y pensando de que ya se gano una guerra. No me gusta como estan manejando lso medios las cosas, muestran los cuerpos como trofeos, informan sobre cómo fueron los operativos y eso puede provocar ganas de venganza (vendetta) y estar más precavidos y generar que ellos se armen más.
    Es cierto que con el gobierno de Santos se ha hecho más resultados, con los vecinos y las FARC, pero, deberia de haber un ente regulador de los medios para que maneje esto y con ello, generar malestar o provocar más violencia.
    En fin, me gusto tu texto. Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Pues, la verdad sea dicha, celebrar el derramamiento de sangre es más cristiano que no hacerlo.

    Pero es que no se celebra el derramamiento de sangre. Se celebra es lo que eso representa: que sus potenciales futuras víctimas no verán derramada la suya.

    ResponderEliminar
  14. Con 10.000 millones de pesos en recompensas, 7 toneladas de bombas, 600 hombres con igual número de armamento sofisticado, 2 años de preparación, 12 infiltrados y bajo el amparo del sueño ajeno fueron dados de baja 7 guerrilleros. De esas heroicas fuerzas solo perdió la vida la perra Sasha y cuenta la leyenda que ese animalito buscaba la culebra que estaba viva. Con tanta alegría llegará el momento en que haremos una fiesta porque un policía de tránsito multó a un conductor; visto el creciente y desbordado gasto militar estaban demorados y siguen sobreactuados.

    ResponderEliminar
  15. Me siento muy identificada con su posicion. Comprendo que los Gobiernos deben acabar con los criminales pero me parece innecesario hacer una exposcion publica del cadaver destrozado como un trofeo de guerra, asi como hacian los barbaros etc. No importa quien haya sido, el Gobierno debe recordar que es un ser humano con el derecho universal a la dignidad. Si lo que se quiere es arraigar el concepto de Estado de Derecho, el Gobierno debe ser el primero en garantizar los derechos inialenables de las personas.
    Segundo, esa una exhibicion que apela al sentido del morbo y no toma en cuenta a los que no consideramos ver esa imagen para sentir que nuestro ejercito hace las cosas bien.
    Bien que acaben con criminales, mal que los exhiban como trofeos de guerra. Es morboso, sensacionalista y no contribuye a crear una sociedad con respeto a los derechos humanos y al debido proceso.

    ResponderEliminar
  16. La elegía de Gonzalo Arango al Desquite del siglo pasado aplica de manera dolorosa al Mono Jojoy de estos "nuevos" días:

    "Los campesinos y los pájaros podrán ahora dormir sin zozobra. El hombre que erraba por las montañas como un condenado, ya no existe. (...) ¿Estoy contento de que lo hayan matado? Sí. Y también estoy muy triste. (...) Yo pregunto sobre su tumba cavada en la montaña: ¿no habrá manera de que Colombia, en vez de matar a sus hijos, los haga dignos de vivir? Si Colombia no puede responder a esta pregunta, entonces profetizo una desgracia: Desquite resucitará, y la tierra se volverá a regar de sangre, dolor y lágrimas".

    Gonzalo Arango (1966)

    ResponderEliminar
  17. Estoy totalmente de acuerdo contigo, Vladdo, y lamento mucho el odio en que esta sumido nuestro país.

    También lo manifesté en mi blog (http://blueandtanit.wordpress.com/2010/09/27/colombia/)recordando a don Gonzalo Arango, también recordado por su Elegía a desquite, me temo que desquite si regresará, una y otra vez, y que la sangre se seguirá derramando... A menos que cambios profundos ocurran en nuestro país.

    Saludos!

    pd: supiste lo de la amenaza al presidente de la corporación de Itaguí Nueva Gente? sería bueno que te sumaras al llamado a las autoridades, no lo han querido proteger, creo haberte enviado el trino en twitter.

    ResponderEliminar
  18. Vladdo, admiro mucho su generosa manera de pensar pero yo si me senti muy feliz cuando vi la noticia de que habian matado a Jojoy, fue algo muy espontaneo de mi espiritu, tal vez esa parte "deshumanizada" de mi ser se impuso en esta circunstancia. Lo siento.

    Anonimo, gracias por ese poema de Gonzalo Arango. Es dolorosamente actual.

    ResponderEliminar