jueves, junio 30, 2011

Los nuevos ex amigos

Aunque no suelo coincidir con las apreciaciones del Predicador General de la Nación, Alejandro Ordóñez, debo decir que apoyo la solicitud que le hizo al señor Presidente de la República para que aclare a quién se refiere cuando habla de la mano negra de la extrema derecha.

Me parece que el término mano negra es un eufemismo al que están acudiendo ya no sólo Juan Manuel Santos, sino también otros altos funcionarios del Estado para referirse a fuerzas o personajes que sin lugar a dudas pretenden desestabilizar el país a punta de pánico, ya sea por medio de rumores o de acciones más radicales, como el petardo contra la efigie de Laureano Gómez en el norte de Bogotá.

Los recientes hechos de violencia cometidos por las Farc -como el asesinato del comandante de la Policía de Carreteras en Antioquia, por citar el más reciente- les han servido de pretexto a los halcones criollos para reforzar la tesis de que las bondades de la seguridad democrática se están desvaneciendo bajo la administración de JMS.

Pero el orden público no es la única ni la más genuina preocupación de esos despojados de influencia, que añoran la política de mano dura de los anteriores ocho años. La ley de víctimas y la restitución de tierras los tienen enervados al punto de que no desperdician oportunidad de tirarle palos a la rueda de las reformas anunciadas por el actual gobierno, por medio de las cuales se busca resarcir, al menos en parte, a miles de colombianos que han sido arrancados de su terruño o que han perdido a sus familiares en un conflicto que el ex presidente Álvaro Uribe, sistemáticamente, se negó a reconocer.

Los ex amigos incondicionales de JMS ocultan sus desavenencias con el mandatario bajo el manto del supuesto retroceso de la seguridad.

Personajes muy recalcitrantes de la derecha, encabezados por el propio Uribe, y entre los que se encuentran Fernando Londoño, José Obdulio Gaviria, Saúl Hernández Bolívar, Enrique Gómez Hurtado, Ernesto Yamhure y muchos otros del mismo corte, se han opuesto ferozmente a dichas reformas, acudiendo a los más rebuscados argumentos. Sin embargo, estos ex incondicionales de JMS ocultan sus desavenencias con el mandatario bajo el manto del supuesto retroceso de la seguridad.

Si JMS no les pone el tatequieto a todos ellos la situación se le va a volver insostenible, pues con cada acción de la delincuencia van a activar las sirenas con el único propósito de deslegitimar su gobierno. Enrique Gómez, por ejemplo, es un experto en esas maniobras. No hay que olvidar que en la época de Virgilio Barco, soterradamente, propuso un golpe de Estado, con el argumento de que al Presidente la situación se le había salido de las manos.

Si Santos quiere que su mandato llegue a feliz término tiene que arreglar las cargas con sus ex amigos con la misma astucia que lo ha hecho con sus antiguos enemigos.

6 comentarios:

  1. Bueno, no se puede decir mas claramente... las reacciones de la gente no esperan, ayer estaba aterrado de como enviaban cosas por blackberry messenger sobre las carreteras de Uribe y las de ahora, echando todo el balde a agua a Santos... definitivamente y sigo con el mismo dicho, la gente prefiere un corrupto que robe poco o mucho pero que les de lo que quieren, muy parecido a los conquistadores que por un espejo nos robaban todo el oro.... QUE PESAR Y GRACIAS VLADDO, SIEMPRE PENDIENTE DE SU COLUMNA

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo con tu comentario pero yo no diría que los personajes a los que aludes están "enervados". Más bien sería lo contrario. Si le quitas los nervios no reaccionan ¿no es verdad?
    Seguro que lo tomaste del francés que significa lo contrario que en español.

    ResponderEliminar
  3. Sin duda me llamó la atención la utilización repetida del "supuesto" retroceso en materia de seguridad ciudadana, por la sencilla razón de que constituye una verdad; la seguridad que se tenía y que se tuvo a partir del gobierno del entonces presidente Alvaro Uribe Velez no tiene discusión alguna, como que los atentados, secuestros masivos, tomas de poblaciones y demás, no volvieron a presentarse, luego, siendo que las noticias radiales y escritas dan cuenta a diario de tales hechos por parte de las farc, eso no constituye simple percepción o suposición. Ahora, hablar de la exigencia del Procurador Alejandro Ordoñez respecto de la identidad de la mano negra de la extrema derecha que atenta contra la estabilidad y a renglón seguido referir al presidente Uribe, al doctor Londoño, etc., considero que sí es una suposición basada en que no comparten algunos temas del presidente Juan Manuel Santos.

    ResponderEliminar
  4. Pareciera que el Absolvedor es ambidiestro y en las misas en Teusaquillo le recordaron "que no sepa tu mano izquierda lo que hace la derecha", así hay manos amnésicas. La mano negra es blanca y en ocasiones, entre otras cosas, quema libros.

    ResponderEliminar
  5. Qué tienen en común Fernando Londoño Hoyos, Alvaro Uribe, Ernesto Yamhure, Jose Obdulio Gaviria, Enrique Gómez Hurtado y Alejandro Ordóñez?

    Todos se sintieron aludidos con lo de la "mano negra"

    Todos hablaron del tema mediante columnas de prensa, comunicados, twitter, etc.

    Todos son radicales, obtusos, manipuladores, mentirosos y homófobos.

    Todos hablan como Godofredo Cínico Caspa

    ResponderEliminar
  6. No ha habido ningún retroceso de la seguridad, lo que ahora hay es información de esos sucesos.

    Durante los ocho pasados años muchas de esas noticias no salían en noticias porque era darle "mala prensa" a las regiones, en un esfuerzo lambón de quedar bien con el régimen de Uribito. Y efectivamente la pléyade de personajes mencionados aquí como "la mano negra" quedan incompletos sin la mención del príncipe Pincher y su dueño querido, Uribio... quien truena y resuena en el Ubérrimo pensando cómo hacer para que se le extrañe en un gobierno que, sin ser títere de sus querencias, ha demostrado que se puede ser de cierto modo uribista sin ser continuista. Lo cual demuestra, a fin de cuentas, que aquello de uribismo era una cosa hecha alrededor del candidato presidente (o al visceversa).

    Que asco esos ocho años precedentes, tanto que casi agradecemos este gobierno y a JMS de estar allí.

    Buen artículo, Vladdo.

    ResponderEliminar