jueves, septiembre 18, 2008

Que no renuncie

Que no renuncie Fabio Valencia Cossio al ministerio del Interior y de Justicia. Si después de 20 o 30 años este hombre de bien consiguió ser ministro, un cargo que merecía con creces desde el comienzo mismo de su meritoria carrera pública, sería injusto que por hacerle caso a la oposición o por darles gusto a ciertos columnistas de pacotilla, este prócer antioqueño tuviera que privar al país de sus invaluables aportes, de sus profundos conocimientos, de sus férreas convicciones democráticas y de su inquebrantable lucha por encontrar la paz.

Que no renuncie un funcionario de esa talla y mucho menos tras estas pocas semanas frente a la cartera que el doctor Álvaro Uribe, en un acto de sapiencia y gallardía, tuvo a bien ofrecerle, como un reconocimiento a su dilatada carrera política. Con su designación el señor presidente ha enmendado en parte la injusticia cometida por su antecesor Andrés Pastrana, quien no tuvo la generosidad ni el tacto político necesarios para llevar al gabinete al doctor Valencia Cossio.

Que no renuncie Fabio Valencia Cossio por el simple hecho de que un hermano suyo tenga algunos inconvenientes judiciales que han sido maliciosamente interpretados por sus enemigos políticos y perversamente inflados por la prensa con el único objeto de menoscabar la honra de una familia que no ha hecho más que servirle desinteresadamente a su ciudad, a su departamento y a su país.

Que no renuncie el doctor Fabio justo ahora, cuando se apresta a tramitar en el Congreso de la República esa reforma tan necesaria para sanear el ejercicio de la política en el país, y concebida con especial cuidado para que los senadores y representantes defensores de la Patria puedan desarrollar sin trabas ni complicaciones su tarea legislativa.

Que no renuncie ese abnegado ministro, y menos en vísperas del inicio de los debates al proyecto de ley trazado y elaborado por él, y con el cual se busca sacar a la justicia del pantano en que la dejó inmersa la Constitución de 1991. Sólo el tesón y la dedicación de un ministro de la talla del doctor Valencia Cossio podrá asegurar el éxito de una reforma que va a garantizar que a la cima del poder judicial sólo lleguen aquellos funcionarios verdaderamente comprometidos con la defensa de las instituciones, para que con su independencia contribuyan a fortalecer la Seguridad Democrática, que tanto bienestar y tranquilidad le han traído al país.

Que no renuncie un personaje que ha comprobado que el hecho de ser de provincia no es un obstáculo para salir adelante en un país centralista, como Colombia. Fabio Valencia Cossio puede demostrar sobradamente que a punta de trabajo y tesón aun los ciudadanos más humildes pueden triunfar en el hostil ambiente de la política y la sociedad bogotanas. Él y sus hermanos son hoy un ejemplo para la juventud de todas esas regiones geográficamente apartadas y socialmente marginadas de la capital.

Que no renuncie Valencia Cossio; su patria y su familia lo necesitan.

1 comentario:

  1. Vladdo: Por favor localice la Tutela T-322-96 de la Corte Constitucional. Cómo nos cambia la vida, PEDRO JUAN MORENO VILLA contra FABIO VALENCIA COSSIO y HERNÁN MOTTA. http://web.minjusticia.gov.co/jurisprudencia/CorteConstitucional/1996/Tutela/T-322-96.htm

    ResponderEliminar