domingo, octubre 26, 2008

¡Qué suerte, qué suerte...!

Qué suerte la de Uribe; siempre se le aparece la Virgen cuando más la necesita.

Precisamente ahora, en medio de los escándalos por la persecución del DAS al senador Gustavo Petro; los atropellos de la Policía en la marcha indígena y los vínculos de oficiales del Ejército en la desaparición de varios jóvenes, presentados como guerrilleros dados de baja... preciso ahora, ¡zas! se produce un rescate de otro secuestrado que el Ejército recupera de las garras de LAFAR.

Aunque uno, desde el punto de vista humano, aplaude el rescate del ex congresista Óscar Tulio Lizcano, no deja de ser curioso que esta operación se convierta en otra de esas curiosas coincidencias que se dan alrededor de Uribe, para "alabanza y gloria de su nombre". Algo similar pasó con la Operación Jaque, ejecutada precisamente cuando el tema de la para-política estaba en uno de sus puntos más críticos...

Así las cosas, tras este nuevo éxito de la seguridad democrática, ningún imprudente se va a molestar hablando de los líos antes mencionados, que tenían un poco incómodo al doctor Uribe; ni mucho menos van a musitar palabra sobre el nuevo llamado a indagatoria de Mario Uribe, que fue citado por la Fiscalía “para que amplíe su declaración ante la justicia, por su presunta relación con varios jefes desmovilizados de las AUC”, como informaba ayer El Espectador...

Si antes de la noticia de la liberación de Lizcano, El Tiempo ya se había hecho el loco con el tema del primer primo, ahora, con mayor razón, tienen la disculpa perfecta para esquivar el tema.

---
P.S.: Esperemos que esta vez no haya mentiras, ni contradicciones, ni verdades a medias, sobre la forma como se llevó a cabo el rescate de Lizcano, para que no resulte empañada esta acción, que todo el país aplaude.

8 comentarios:

  1. se dijo que era un rescate, ya reconocen que fué una fuga, pero, por la presión del ejercito

    ResponderEliminar
  2. En realidad, percibo que a diferencia de la operación jaque, en esta ocasión el desgaste de Uribe es mayor y mucha gente ya se ha descolgado de apoyarlo aún con rescate de secuestrados de por medio. Es que Uribe ya pasó la raya...

    ResponderEliminar
  3. de pronto ya tienen su acuerdo , pues entre criminales se unen: uribe los deja frescos en la selva, y la guerrilla le ayuda para impulsar su gobernabilidad

    ResponderEliminar
  4. Jum, hasta chévere! Mira lo que tiene Uribe: Milagros, computadores mágicos, un Minime, y buenas coincidencias... De razón siempre andan diciendome que por qué critico al señor presidente... Jum...
    Lo mismo pensé yo querido Vladdo, lo mismo pensé yo cuando veia noticias mientras casi me atraganto con unos frijoles...

    ResponderEliminar
  5. Volvemos a la desinformación de los medios Y a la emotivización de las imágenes de Oscar Tulio Lizcano de parte de RCN televisión y si detengamos en nuestra mente que fue un rescate para tapar lo falsos positivos de las Fuerzas Militares. Buen post.

    ResponderEliminar
  6. Sinceramente, son demasiadas "coincidencias". Curiosamente, siempre que se ha presentado una liberación, se ha comenzado a hablar del liberado un par de semanas antes (después de meses de silencio), y generalmente se ha afirmado que esta persona está en estado terminal. Este ha sido el caso con Ingrid Betancourt, con Jorge Gechem, y ahora con el senador Lizcano. Personalmente, yo creo que en este país, desde que está el señor Uribe en el poder, todo está perfectamente coreografiado: bombas, atentados, liberaciones de secuestrados, bajas de guerrilleros, extradiciones, todo coincide justamente con las épocas de mayores escándalos que comprometen al gobierno.

    ResponderEliminar