miércoles, noviembre 19, 2008

Habló Íngrid (otra vez)

Yo no sé si la señora Íngrid Betancourt habla demasiado o que los medios están tan escasos de información que tienen que registrar todas sus actuaciones.

Mientras estuvo secuestrada por las FARC fui muy solidario con su causa y en más de una ocasión me pronuncié a favor de ella; sobre todo cuando se dijo que su vida se apagaba en la selva. Pero desde que fue liberada por el Ejército en la polémica ‘Operación Jaque’ ella no sólo ha hablado más de la cuenta, sino que la opinión pública (o mejor: la prensa) le ha prestado más atención de la que merece.

Su ligereza verbal empezó con su testimonio inicial cuando, en rueda de prensa en la Casa de Nariño, la señora Íngrid dijo, a instancias del presidente Álvaro Uribe, que en su rescate no participó nadie con símbolos de organizaciones humanitarias, ni cosas parecidas; afirmación que coincidía con las del entonces comandante del Ejército, y que fueron luego desvirtuadas por la tozudez de los hechos.

Unas horas después, en una actitud que no se puede reprochar, dadas las circunstancias, le dio nuevamente las gracias Uribe, a quien aplaudió por sus logros, y terminó apoyándolo incondicionlamente. “Una segunda reelección, bien; y una tercera reelección, ¿por qué no?”, llegó a decir. Luego, ya desde París, vino la entrevista en CNN, con Larry King, en la que parecía intencionalmente desarreglada, con el pelo alborotado; y en medio de la penumbra hablaba despacio, con pausas muy medidas, conmovedores silencios y profundos suspiros con los ojos cerrados.

Luego nos empacaron sus encuentros con líderes mundiales, la visita al santuario de Lourdes, el premio Príncipe de Asturias y hasta una audiencia con el Papa (quien no debe saber que en 1994 la hoy devota Íngrid repartía condones en los trancones de Bogotá). Su máquina de propaganda funcionaba como una aplanadora hasta que tuvo que frenar en seco cuando se supo que la hija de doña Yolanda no había ganado el Nobel de Paz; y aunque alcanzaron a cancelar la rueda de prensa convocada en un lujoso hotel parisino, no pudieron atajar el comunicado precozmente enviado a los medios en el que exaltaban las virtudes de la laureada.

Yo no recuerdo ningún aporte de la señora Íngrid a este país: nunca ha propuesto nada interesante a favor del medio ambiente, los pobres o la paz. Como ella, muchos otros colombianos han sufrido iguales y peores vejámenes; pero haber sido víctima de las FARC no la convierte en estadista (remember Fernando Araújo).

Ahora ella dice que no quiere volver a Colombia (detalle que se le agradece); y al hablar de sus compatriotas, en tercera persona, señala que “es necesario que los colombianos aprendan a trabajar por la unidad […] el país está dividido en dos: de una parte aquellos que están con el Gobierno y de la otra los que se muestran con intransigencia y odio”. Mejor dicho: los furibistas son los buenos y los demás somos todos malos. Increíble…

14 comentarios:

  1. ay ingrid ahora si con ese comentario lo pelaste todo, sin embargo no me arrepiento de haber deseado tu liberacion al igual que blacho. Ojala mijitica cuando se le de por regresar por aca, al pais de los intransigentes, no venga a estorbar

    ResponderEliminar
  2. La señora Betancourt parece haber ignorado los insultos e improperios que le lanzaban los uribistas a su familia por buscar el acuerdo humanitario y por decir que Uribe no había hecho nada por los secuestrados (como en efecto no hizo nada en su primer periodo), y a ella misma, diciendo que "ella misma se buscó que la secuestraran, la culpa es de ella". Personalmente quedé de una pieza cuando leí estas declaraciones, en las que según ella los antiuribistas, la gente que más apoyó el acuerdo humanitario y nunca insultó ni a ella ni a su familia somos los "intransigentes" y los que "se muestran con odio".

    ResponderEliminar
  3. REALMENTE INCREIBLE, y yo que pensaba que cuando saliera del cautiverio iba a confrontar a Uribe por no haber querido hacer un encuentro humanitario y haberla dejado por allá en la selva tantos años. porque si bien los responsables del secuestro de todas esas personas son la Far, el gobierno pudo haber facilitado un encuentro humanitario para no prolongar tanto el secuestro de esas personas. Yo no pienso que eso hubiese significado ceder a las presiones de un grupo, no más bien si hubiera sido el punto de partida hacia la reconciliación de este resquebrajado y degradado país.

    ResponderEliminar
  4. Todo el mundo se dió cuenta de lo de Ingrid, para todos fue bueno que saliera de ese cautiverio como ser humano que es, pero demostró su tivieza ante Uribe y los Uribistas, que como fué evidente para todos la odiaban por lo que significaba como secuestrada, para Uribe no fue más que otra ficha en su teatro de ocultamiento de todos sus escándalos.

    ResponderEliminar
  5. Igualmente me sentí muy solidaría con Ingrid y su familia durante su cautiverio, más por razones humanitarias que políticas, porque nunca ha sido santo de mi devoción. A decir verdad su sola nominación al premio nobel de la paz me pareció extravagante e injusta en extremo, creo que es un premio que se otorga en reconocimiento al trabajo que en pro de la paz hacen los líderes de la humanidad, y estar secuestrado durante 6 años no constituye de ninguna manera un aporte ni a la paz de Colombia ni a la del mundo. Merecidamente se lo negaron y con eso nos salvaron de una saturación mediática mayor. Se imagina qué hubiera sido si lo hubiera ganado??

    ResponderEliminar
  6. Yo he hecho un gran esfuerzo para no criticar a Ingrid, la he mirado todo este tiempo con ternura y comprension porque creo que yo, en su caso, no hubiera podido resistir mas de una semana secuestrada en las condiciones que ella soporto su secuestro. Y no se si sera por eso, pero cuando la veo en TV veo algo extranho en ella, no se, me da la impresion que hay algo en ella que no esta bien, siempre se ve como elevada y yo, de entrometida, pienso que ella cometio un gran error al no tratarse inmediatamente, tanto fisica como mentalmente y los medios no han ayudado mucho dandole tanta importancia a lo que ella dice, que no es nada objetivo. Aferrarse a Dios en momentos de crisis es una bendicion pero tampoco se puede abusar de eso, porque se vuelve contraproducente, como le esta pasando a ella...en cuanto a su repentina simpatia hacia el presidente y todo lo que tenga que ver con el, yo creo que con ella se esta dando el sindrome de Estocolmo, pero a la inversa.

    ResponderEliminar
  7. Con tanto cruce de nacionalidades y de historias, la señora no habla Argentino de puro milagro. Que sepan Ustedes los colombianos que lo que pasó en la selva se queda en la selva, eso lo aprendería en un viaje a Las Vegas.

    ResponderEliminar
  8. ahora si no me gusta nada de lo que dice ingrid, yo la creo que ella es lo bastante inteligente como para salir con comentarios como éste que lo único que hacen es favorecer al señor de palacio encerrado en escándalos mas grave cada día

    ResponderEliminar
  9. Como que no ha propuesto nada ni ha hecho nada por este país.. si ha convocado como tres marchas!!.. y desde París.
    Hay que reconocer el esfuerzo, el aporte y las oportunidades para el pueblo colombiano, que estas grandes, inteligentes y efectivas propuestas generan!..>l

    ResponderEliminar
  10. Por Dr. Muerte:

    Quizás, por la salud mental de todos hubiera sido mejor que a Ingrid Betancourt la hubieran liberado por intercesión de Chavez y Piedad Córdoba. ¿Por que? Quizás eso no significaría que la señora hable menos, pero si que le prestarían menos atención. Además ahorraríamos todo el show que se ha montado alrededor de ella, aunque también es cierto que diría menos estupideces como esta poco célebre frase.

    Hay que reconocer que tiene en su comité de apoyo unos lagartos muy efectivos que le han permitido codearse con personalidades mundiales sin haber tenido grandes merecimientos. Pero al final, si sigue así como va, solo sera recordada por haber sido liberada por los millones estatales, su figura de diluirá como Alka Seltzer. Lo del falso positivo del Nobel fue un ridículo grande.

    ResponderEliminar
  11. Pues la señora ingrid siempre me pareció un fraude. Aún asi, oré por su vida y su liberación, pero cuando afortunadamente salió simplemente confirmé, que ella es un fraude, supongo que ahora se dedicará a hacer billete colocando como estandarte su condición de ex-secuestrada,espero que gane mucha plata para que me pague las oraciones.
    Atentamente.
    Cura de pueblo.

    ResponderEliminar
  12. Pues que se quede en su país! No tengo nada más que decir, ya no hay como más meterla en los menús de mi almuerzo o en las histriónicas cosas políticas...igual no sabría si es mejor darle otro premio para que le dejen de poner el ojo panóptico encima o postularla a estadista al lado de sus furibistas amigos humanitarios.
    No falta sino que me tachen como un ser de odio simplemente porque esa figura "verde oxigenada" no me hace tanta gracia como debería, según algunos.

    ResponderEliminar
  13. Pocas personas en el mundo tienen la suerte de que dos países se disputen su nacionalidad. En el caso de Ingrid, Colombia y Francia. Los colombianos dicen que es francesa y los franceses que colombiana.

    ResponderEliminar
  14. yo escribí esto en mi blog: no más!!! no quiero ver más a ingrid con esa cara de virgen miada, con crucecitas y pulseritas de jipi, diciendo desde la comodidad de un hotel en viena, parís o londres que hay que acabar con la guerrilla y soltar a todos los secuestrados porque estos tienen que pasar la navidad en la casa. y lo peor de todo es que cada vez que sale en televisión mi mama dice: "es una estadista", es como para morirse de la rabia, un día en uno de sus discursitos me da un infarto y paro las mazorcas.

    y estos los comentarios que recibí:
    - A mí también me está dando erisipela cuando la veo. Lo peor es que la seguidilla de estadistas que se nos viene es de suicidarse: si no reeligen al ubérrimo (guácala) entonces él designará a Juan Manuel Santos (guácala guácala) o a Germán Vargas (terror vomitivo). La disidencia será entonces Íngrid (guácala guácala guácala). Si nos descuidamos las señoras paisas van a elegir de presidente a Juanes. No hay derecho.

    A ver, pobrecita que la hayan secuestrado y que haya durado tanto tiempo. Pero de ahí a... premio príncipe de asturias, a nobel de paz, a presidencia de Colombia... no no no no.

    - y, ¿qué tal cuando dice que su liberación fue un milagro de la virgen María operado a través del ejército nacional?

    - ¡la santa de Lourdes! Que se quede por allá, que haga política en Francia, donde gusta tanto.

    - Tocará acostumbrarse al Chucky Santos (espero que no resulte tan diabólico), aunque es preferible al tenebroso Dr. Vargas Lleras. Por lo visto el único que se ha tragado el cuento de Santa Ingrid en el variopinto mundo de la Kultur es Afanador.

    - la verdad, conociendo al personaje que era ella antes del secuestro (errática, impulsiva, ruidosa, ingenua en cierto modo, ambiciosa y adicta al show), no cabía esperar, después de su liberación, y en las condiciones en que ésta ocurrió, sino esto: un empalagoso cruce de bono con la madre teresa. por fortuna, no le da para la presidencia de colombia.

    - Uy, Dios mío, gracias. Yo no la puedo ver ya ni en pintura; no puedo sacarme de la mente esa ridiculez que dijo (con suspenso planeado) de que volvería a cometer los mismos errores (es decir, hacerse secuestrar de nuevo) por los compromisos morales que ya había adquirido con quienes la apoyaban. ¡La mato!
    A mí no me puede dar pesar del secuestro de alguien que, recién liberada, sea capaz de tanta hipocresía... Al menos yo no me le creo el cuento.

    - Hagamos una marcha para que callen a Juanes y devuelvan a Íngrid. ¡No más "no más"!

    Creo que somos varios los que ya no nos aguantamos esto. Ella, la verdad, no se merecía el nobel de la paz, ¿qué ha hecho? ser secuestrado no creo que sea suficiente para merecerlo. además, ¿qué importancia para el país tendría que se lo ganara?

    ResponderEliminar