jueves, enero 15, 2009

Un dudoso honor

Solamente a un mandatario como Álvaro Uribe se le ocurre aceptar como un honor una condecoración que le otorga el líder más desprestigiado de la historia reciente de Estados Unidos, que no sólo está a punto de irse, sino que se halla en el punto más bajo de su popularidad.

Me daba vergüenza ajena ayer, viendo al presidente de Colombia sentado en el borde de una silla, con las rodillas juntas y los pies separados, esperando con emoción su turno para pasar a recibir la Medalla de la Libertad que le otorgaba el señor Bush. Aunque esa es la distinción civil más alta que se otorga en Estados Unidos, hay que tener en cuenta que de exclusiva tiene poco; el mismo Bush la ha otorgado decenas de veces, no sólo a otros mandatarios títeres como Uribe, sino a varios ex funcionarios de su propia administración, como el ex director de la CIA que certificó la existencia de armas de destrucción masiva en Irak.

Uribe, que ha pretendido convencernos de que a él le producen alergia las cosas farananduleras, se veía patético este martes 13 mientras se miraba de reojo y se codeaba con el presidente de Estados Unidos, como dos estudiantes de secundaria que acababan de hacer una pilatuna. Porque es justamente eso lo que estaba recibiendo Uribe: un premio por la complicidad en las distintas travesuras que los dos realizaron juntos, y gracias a las cuales han menoscabado la democracia, han despreciado los derechos humanos y se han burlado de la justicia.

Carente del sentido de la dignidad, Uribe fue a Washington a sacar pecho por haber apoyado una acción infame e injustificada como la ivasión a Irak, con todas las atrocidades que ésta ha implicado, pero que a la vez le ha dado a él patente de corso para seguir adelante con su política de seguridad democrática, sin medir métodos ni controlar abusos, y gracias a la cual han muerto cientos de colombianos inocentes, quienes en muchos casos han sido presentados como miembros o cómplices de la guerrilla, o han terminado convertidos en víctimas colaterales de la guerra contra el terrorismo.

Si el presidente de la República representa a todos los colombianos, yo ayer hubiera querido ser extranjero, para no sentirme tan humillado con semejante insensatez uribista.

Punto aparte. Tal como lo dijimos la semana pasada, la Federación Nacional de Cafeteros desistió de la absurda demanda contra el caricaturista gringo que supuestamente había ofendido a Juan Valdez y perjudicado al gremio cafetero. Aunque la disculpa oficial es que el incidente se superó con la carta de disculpa, pero no de arrepentimiento, que envió Mike Peters, lo que yo creo es que una vez se le bajó la cafeína, el doctor Gabriel Silva se dio cuenta de que el escándalo que había armado la semana pasada no tenía asidero alguno. De hecho, ni siquiera los abogados neoyorquinos a los que supuestamente iba a acudir la Federeación le encontraron pies ni cabeza a semejante despropósito.

6 comentarios:

  1. Me dió pena ajena ver al Uribe sobre excitado y como loco acusándonos de reelegir a Tirofijo (a parte de que nos dijo a los colombianos que eramos de "cultura mafiosa")feliz por que le dieron una medallita así tal cual como el le entregó una "medallita de Boyacá" a su Rito Alejo del Rio.

    Los Uribestias creerán que por "medallitas" se arregló el país y no faltaran los que dirán que eso fué muy bueno para Colombia, como Uribistas hipnotizados que son.

    Hay Uribe comenzó el año, cero y van dos. (salario minimo y medallitas).

    ResponderEliminar
  2. Pero que van a demandar al caricaturista. Si los de la federación ganaron publicidad GRATIS con "la ofensa". Esa misma publicidad en otras circunstancias sería carísima.

    ResponderEliminar
  3. El presidente se humilla y rebaja su dignidad, y no hay rasgadura de vestiduras no desborde patriotero, como sí lo hubo por la cuestión insulsa de la caricatura. Este país está loco.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. A mí también me dio pena ajena, recibir una medalla de semejante criminal es para avergonzarse.

    Sin embargo, la verdad, ¿se imaginan donde a Uribe lo condecorara una persona de bien? Por lo menos nos queda el consuelo de que se condecoran entre Hp's, ¿no?

    ResponderEliminar
  5. Yo tam bien me senti avergonzada y ni siquiera vi fotografias ni videos de la entrega de la medalla, pero de solo leer el inicio de su segundo parrafo me senti con malestar de patria. Solo deseo que George Bush necesite un capataz para su rancho en Texas y le ofrezca ese puestico a AUV, creo que seria lo unico que lo haria cambiar de opinion acerca de una tercera reeleccion.

    ResponderEliminar
  6. Los maleantes no tienen verguenza y ahi se incluyen los dirigentes y los aulicos seguidores de este par de especimenes, el retardado de G. W. B. y su perrillo AUV y en la mitad la jauria uribestia que les acolita toda la porqueria.
    Una sugerencia para el gran Vladdo, incluir en el paracio el logo de la CPI.

    ResponderEliminar