jueves, abril 23, 2009

Muertos de la risa

Siendo Colombia el ‘mejor vividero del mundo’, es apenas lógico que sus habitantes sean el pueblo más feliz que se pueda encontrar sobre la faz de la Tierra. Cada tanto, cuando sale la encuesta de marras que mide los índices de felicidad, el país del Sagrado Corazón si no está en el primer lugar, aparece sólo un poco más abajo en los primeros puestos del ranking.

Por eso resulta inútil, cuando no absurdo, que ciertos medios y periodistas llenos de resentimiento se pongan en la tarea de buscar razones para amargarles el rato a los lectores, oyentes o televidentes. Ellos deberían entender de una vez por todas que en el país más feliz del mundo no hay espacio para la crisis existencial ni el desencanto.

¿Qué gana la columnista Claudia López dele que dele con sus artículos contra la corrupción y la para-política? ¿Será que ella no se da cuenta de lo infructuosas que son sus denuncias de las maniobras urdidas por ciertos políticos con los grupos paramilitares para apropiarse de tierras y votos a punta de bala y sangre? A estas alturas de la vida, ella debería saber que en el país más feliz del mundo ese tipo de columnas son apenas un chiste…

¿Para qué se desgasta la periodista María Jimena Duzán escribiendo cada semana pestes contra el Presidente, o algún funcionario del alto gobierno? Por más que lo intente, sus acaloradas notas nunca van a lograr borrar la sonrisa de la cara del 70 por ciento de colombianos que no sólo están contentos con su gobernante y sus cooperantes (léase: colaboradores), sino que van a votar por él cuantas veces se necesite para que siga gobernando el país más feliz del mundo. ¡Y lo harán dichosos de la vida…!

En su empeño por sembrar el pesimismo también seguirán fracasado con sus arremetidas editoriales señores como Felipe Zuleta, Ramiro Bejarano o Pedro Medellín, quienes se niegan a entender que Colombia es un país inmune a la tristeza. Y lo mismo deberían aprender esas ONGs que creen que con sus infladas cifras de falsos positivos y de asesinatos de sindicalistas le van a arrebatar la esperanza al país más feliz del mundo.

Tampoco ha sido ni será exitoso con sus profecías del desastre el señor Antonio Caballero, que lleva tantos años dando vueltas en círculo como jinete del Apocalipsis, tratando de contagiar con su pesimismo crónico y agudo a un pueblo que es feliz por naturaleza. De nada sirven sus permanentes dosis de escepticismo. Los habitantes del país más feliz del mundo estamos blindados contra la desilusión.

Y que no insista más con sus argucias el señor Daniel Coronell, pretendiendo apagar el entusiasmo del gobierno con algún nuevo escándalo. El más reciente informe contra Tomás y Jerónimo Uribe, producto de ese odio que él siente por la familia presidencial, es como pa’morirse de la risa. ¿Qué tiene de malo que esos muchachos quieran trabajar con alegría, en el país más feliz del mundo?

16 comentarios:

  1. Vladdo: Del pesioptimismo al pesimismo. No debemos preocuparnos porque incluso pasan cosas mágicas, ahora el DAS expele certificados de antecedentes judiciales y expide olores, vamos a ver si no cobran por los primeros y gravan los segundos. Un atento saludo, felicitaciones por su escrito.

    ResponderEliminar
  2. Pues si Vladdo, apague y vamónos.
    Le confieso que también me encuentro absolutamente DESESPERERANZADA.

    Finalmente los colombianos nos hemos convertido en una masa ignorante, aliendada, manipulada y vejada por los grandes medios de comunicación (RCN, Caracol, etc...) Así que qué mas da, si algunos pocos periodistas, académicos, intelectuales y caricaturistas tratan de actuar como conciencia y sobretodo tratan de ayudarnos a ver mas allá?, a analizar? si automáticamente quedan convertidos en terroristas de la far?
    Apague y vámonos.

    ResponderEliminar
  3. Quién mandaría matar a Francisco Villalba, testigo de la masacre del ARO?

    blanco es, gallina lo pone y frito, revuelto, perico o tibio se come....

    ResponderEliminar
  4. Espectacular este post, aún sabiendo que se cultivan los peores problemas de estructura en el país nunca el pueblo se somete a la desilusión al contrario la gran mayoría nos sacudimos y seguimos caminando bajo muchísimos obstáculos e incertidumbres de la vida cotidiana, me encanto la enseñanza dejada allí, porque suele pasar que los teleinformativos construyen una percepción de la realidad a su acomodo y quedando demasiadas piezas sin encajar. Recomendación como lector ´´ BUDA BLUDES´´ la nueva novela de Mario Mendoza ayuda para aclarar toda está nueva praxis revolucionaria, abrazos Angelito

    ResponderEliminar
  5. Es evidente el chovinismo desmesurado, aquí tenemos el español mejor hablado del mundo y sin acento, el segundo himno nacional más lindo del mundo después de la marsellesa y el país más feliz del mundo. Me pregunto si en la encuesta está la población de San José de Apartado, La del Aro Ituango y las madres de los falsos positivos. Evidentemente No. La encuesta sólo se la hicieron a mis tías.

    ResponderEliminar
  6. Querido Vla: Estamos consumidos por los mismos hongos de Alicia...

    ResponderEliminar
  7. Animo Vladdo que no hay mal que dure cien años.... estas c.a.g.a.d.o.s, pero no hay que rendirse!!!

    ResponderEliminar
  8. Muy buen manejo de la ironia, Vladdo, pero termine deprimida.

    Un ejemplo, siempre leo a Claudia Lopez y me da verguenza leer los comentarios de los lectores de El Tiempo y, entonces pienso, que para ser tan felices, los colombianos tenemos un nivel damsiado alto de agresividad o, sera por eso, que somos tan felices?????.

    ResponderEliminar
  9. Espantoso el sentido periodistico de El Tiempo que dijo ayer que el recién asesinado Francisco Villalba se retractó de haber acusado a Alvaro Uribe de haber participado en la Masacre del Aro ignorando de manera infame que luego se descubrió que la carta de retractación era falsa.

    De Premio Munster absoluto.

    ResponderEliminar
  10. Este no es el país más feliz del mundo, es sólo uno de los más embrutecidos. Creo que ni Hitler hubiera estado tan feliz de tener subditos como los colombianos como lo está Uribe.

    ResponderEliminar
  11. De Juan Paz, en el periódico EL MUNDO:

    Juan Paz se encontraba por estos días en Palacio, cuando observó que llagaba el representante Oscar Arboleda Palacio, quien se encontró de frente con Bernardo Moreno, el secretario General. Oscar lo saludó muy efusivamente: - “Qué hubo, don Berna”. Y el secretario General le respondió: - “Hágame el favor y me respeta. Yo me llamo Bernardo Moreno”. A lo cual le respondió Oscar: - “Esta bien, don Bernaaa-rdo

    ResponderEliminar
  12. Vladdo: Es triste vivir en un país como este, somos alegres por fuerza de las circunstancias. Miro a los jóvenes de la edad de Tom y Jerry y a todos, menos a ellos, los encuentro brutos, sin iniciativas y carentes de espíritu empresarial. Leyendo al revés como Usted lo hace, más de 5 millones de colombianos en esas edades -eso calculo arbitrariamente- tienen aquella condición que no poseen esos dos arios muchachos y resulta que quienes nos ocupamos del tema no pasamos de ser pecadores envidiosos de tan altas aptitudes. Leer al señor Rangel dan ganas de llorar en la ducha mientras nos bañamos para que nadie se dé cuenta y llego a una conclusión absurda: a esos niños en vez de teta les dieron en el biberón gasolina de helicóptero de tranquilandia.

    ResponderEliminar
  13. Vladdo: Ya por fuera el ministro de Palmicultura, se necesita urgente un plan para enfrentar el problema de tanta manzana podrida, ojalá no se extienda este fenómeno a la manzana Postobón.

    ResponderEliminar
  14. para morirse de la risa:

    http://uribestiario.files.wordpress.com/2009/04/prensa-independiente-para-dummies.jpg

    ResponderEliminar
  15. Siempre me ha causado una risa casi estúpida cuando escucho que los colombianos somos los más felices del mundo.........y pienso en los niños de las calles, en los desplazados, en los masacrados por las motosierras, en los secuestrados, en el Congreso corrupto y en las mujeres maltradadas, seguro que eso hará felices a muchos, pero a mí no.

    ResponderEliminar