jueves, abril 08, 2010

Buena fórmula


Cómo me gustaría hablar de política seria en esta columna; sobre todo en estos momentos, cuando nos encontramos en la recta final de una carrera relámpago por la Presidencia de la República. Es tan insulsa esta campaña que resulta complicado librarse del tedio que producen los candidatos. Sobre todo los que van punteando en las encuestas, que –tal y como lo temíamos en un artículo reciente– se están dedicando es a sacarse mutuamente los trapos al sol y a echarse agua sucia, en vez de esbozar soluciones para afrontar los inmensos desafíos que tiene este país en los frentes social, económico o educativo.

A Juan Manuel Santos y a Noemí Sanín parece que les quedara grande hacer propuestas para nuestros problemas reales y, en vez de eso, han basado sus campañas en mostrarse como los más fieles continuadores de la tarea adelantada, con discutible éxito, por Álvaro Uribe. Es aburridísimo aguantarse las imágenes de JMS disfrazado de arriero –con mulera al hombro y sombrero– en una pinta casi tan postiza como su sonrisa o su pose de estadista. Santos es un hombre al que le sobran artimañas y le faltan escrúpulos; un político al que le importan más los fines que los principios.

A su vez, Noemí Sanín cambia de opinión y de peinado con igual facilidad. Hace ocho años equiparaba al candidato Álvaro Uribe con el líder paramilitar Carlos Castaño, pero unos meses más tarde salió a exaltar las cualidades del recién posesionado mandatario y a defender su primera reelección. ¿Será que, al igual que JMS, ella cambia de parecer según las circunstancias, para no quedar como imbécil?

En su desesperado afán por mostrarse como una mujer capaz, Noemí ha pretendido asemejarse a figuras históricas de trayectorias tan disímiles como Golda Meir, Indira Gandhi, Margaret Thatcher, Angela Merkel o Michelle Bachelet, armando un salpicón ideológico del que seguramente no es consciente. (Si consultara Wikipedia descubriría lo distintas que son esas señoras y lo absurdas que son esas comparaciones). Sin embargo, se presenta como conservadora –lo de goda le incomoda–, y jura que va a disputar la Presidencia en segunda vuelta, cosa que dudo.

Tener que escoger presidente entre este par de personajes sería como si a uno le preguntaran si prefiere que le saquen el ojo izquierdo o el ojo derecho. Afortunadamente aún quedan casi dos meses para explorar las demás opciones, encabezadas por Germán Vargas, Gustavo Petro y Rafael Pardo.

Antanas Mockus es un caso aparte. Como ciudadano y como autoridad, el ex alcalde bogotano ha demostrado que es un hombre 100% legal; apegado a la ley tanto para cumplirla como para hacerla cumplir. Y con Sergio Fajardo como fórmula vicepresidencial, su proyecto político adquiere una dimensión extraordinaria; es una corriente de aire fresco en una campaña hasta ahora carente de interés.

La llave Mockus-Fajardo puede ser la oportunidad de dar un primer paso hacia la recuperación de la transparencia en la política.•
...

10 comentarios:

  1. Vladdo; por favor no sea ingenuo. Usted habla de la recuperación de la transparencia política. Usted si cree que en este país hubo transparencia politica en alguna época de nuestra tan mal interpretada independencia?. Ahí si podemos utilizar la frase de Daniel Samper Pizano DEJEMONOS DE VAINAS.

    ResponderEliminar
  2. Anonimo: q no haya sucedido no quiere decir q no se pueda, esa postura de "esto no tiene solucion" es la cosa mas mediocre q puede haber, concuerdo con Mockus y Fajardo, despues de caer tan bajo algo bueno puede suceder depende de nosotros, =)

    ResponderEliminar
  3. Creo que no se trata de recuperar la transparencia política, se trata de ESTABLECERLA. De dejar de lado todos esos chanchullos, la repartición de puestos, las alianzas, y toda esa mierda.

    Para eso necesitamos un candidato que respete la constitución del 91, y yo se que Mockus lo hará. Sólo debemos darle la oportunidad

    ResponderEliminar
  4. Vladdo, Mockus es "más mejor y menos peor". Más vale un Antanas en mano que 3 Santos volando (Nooemí, Vargas LL. y Memel); si bien los 3 tenores y Fajardo no son óptimos algo es algo para el cambio. Y para ensayar palabrejas que de vez en cuanto a Usted la atención: me encuentro en una ciclotimia que oscila entre la catatonia y el pesioptimismo, esta situación política nos lleva a pedir habitaciones en la Monserrat con vista al mar. Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Hola¡
    Permiteme presentarme soy Victor administrador de un directorio de blogs y webs, visité tu página y está genial, me encantaría contar con tu blog en mi sitio web y así mis visitas puedan visitarlo tambien.
    Si estas de acuerdo no dudes en escribirme a vicomarp@gmail.com
    Exitos con tu página.
    Saludos
    Victor.

    ResponderEliminar
  6. A ver si esta vez si me publican el comentario, que no estoy ofendiendo a nadie. Libertad de expresión básica.

    Sobre esa "fórmula" de Mockus:

    http://de-avanzada.blogspot.com/2010/04/el-acertijo-estrenando-vicetenor.html

    ResponderEliminar
  7. Mira anonimo, tu pesimismo es parte del cancer nocivo de nuestro pais, aunque somos concientes que las cosas no han ido bien, pueden mejorar, solo si tu quieres, esta es una excelente excusa para dar el primer paso hacia el pais que queremos, ante todo la cultura y la educacion, aunque Uribe fue presidente y ofrecio muchas cosas, tan solo Antanas como alcalde logro, que esta ciudad cambiara... solo que gente como tu no lo nota.. y si puedes decir que no fue asi, entonces estas cegado por la ignorancia, no porque no tengas estudio o conocimiento, sino porque no SABES de lo que sucede a tu alrededor..

    ResponderEliminar
  8. Vladdo, sinceramente a mi no me disgusta Nohemi, y no es cuestion de genero, el que no me gusta es su candidato a vice.Rafael Pardo, me parece un hombre muy interesante pero parece que soy la unica con esa opinion, lastima. Antanas Mockus no me terminaba de gustar pero la eleccion de Fajardo como vice me termino de convencer, ha sido el unico realmente inteligente al elegir companero de formula. Y Santos y Petro, nada que ver. Y contrario a usted, pienso que estas elecciones se han puesto muy emocionantes ya que ninguno tiene nada asegurado, me refiero a Santos, Mockus y Sanin, aunque Santos crea que ya esta coronado.

    Finalmente, lo unico que desearia es que si hay un proximo debate solo inviten a los candidatos realmente opcionados, es que esa montonera de candidatos es muy aburrida.

    ResponderEliminar
  9. No sé si es cierto, porque no lo he leído en los medios, pero entiendo que cuando Fajardo se unió a Mockus llevó a su gente a trabajar en la campaña del ex alcalde, pero de allá los sacaron a sombrerazos. Aunque me cuesta creerlo, ¿será que Mockus acudió a Fajardo por el mero impacto publicitario, pero sin intenciones de integrar los dos proyectos políticos?

    ResponderEliminar
  10. Definitivamente a Vladdo le salta el humor hasta cuando se pone más serio. Genial aquello de que uno no sabría escoger cuál ojo le sacan. Aún me río del apunte. Felicitaciones.

    ResponderEliminar