jueves, abril 15, 2010

¿iPad o ay, Pad?


Para descansar de la cascada de noticias, chismes y rumores de la campaña presidencial, voy a referirme a un hecho que tiene entretenidos a los amantes de la tecnología, entre los cuales me incluyo: el lanzamiento al mercado del iPad, el último juguete de Apple, que se empezó a vender en Estados Unidos hace poco menos de dos semanas.

Desde 1983 cuando mi tía Cristina y mi hermana trajeron de Estados Unidos el primer computador que tuvimos en la casa (un Apple IIc), estoy pendiente de cualquier noticia relacionada con la marca de la manzanita, que anteriormente era del color del arco iris. En un Apple aprendí a escribir en computador (con dos dedos, como casi todos los periodistas); en un Macintosh, de Apple, ensayé los primeros juegos; en un Mac diseñé en los ochentas El Diario del Otún, el primer periódico colombiano hecho 100% en computador; en un Mac me conecté por primera vez a Internet; en un Mac recibí y mandé mis primeros mails; en un Mac hice mis primeras travesuras con Photoshop; en un Mac diagramo cada semana la Vladdomanía y en un Mac estoy escribiendo estas líneas. En fin, no exagero ni un píxel si digo que yo soy un Apple purasangre.

Por eso sigo con atención cada lanzamiento que hace Steve Jobs, presidente de Apple, y por eso mismo siento que con el iPad quedé decepcionado. Cada cierto tiempo, antes de que salga algún aparato nuevo de Apple, cunden múltiples especulaciones, que a la larga son superadas por el producto final; pues esa compañía siempre excede (o excedía) todas las expectativas. Sin embargo con el iPad, nadie se sorprendió, pues lo que todos suponían que iba a ser un iPod grande, no es más que eso. Con su pantalla táctil de nueve pulgadas, el iPad es un aparato que se queda a mitad de camino entre un iPod touch y un laptop. Al igual que los iPods, el iPad tampoco se puede conectar a una impresora y carece de cámara; además es demasiado grande como para llevarlo en el bolsillo o en una cartera.

Sin abundar en aburridos detalles técnicos voy a mencionar la que considero su peor falla: la incompatibilidad con flash, una tecnología que permite disfrutar de animación y videos por Internet. Por un capricho que pocos entienden, Jobs aduce tercamente que los archivos de flash descargan la batería muy rápidamente. Si eso es cierto, Apple debería permitir que los usuarios decidieran si activan o desactivan el acceso a flash; en vez de cerrar de plano tal opción, privando así al consumidor de esos contenidos, ofrecidos por la mayoría de los sitios de la red.

Por otra de esas terquedades de Steve Jobs, que no quiso abrir su sistema operativo a otras plataformas, hace tres décadas Apple perdió una buena tajada en el mercado de los PC. Esperemos que la historia no se repita.

6 comentarios:

  1. Hola, creo que al final el asunto tiene más fondo corporativo. En algún blog tech leí razones técnicas, aduciendo que el procesamiento de video que hace flash no es del todo eficiente. Pero yo me quedo con que Apple simplemente quiere no ayudar a Adobe a crecer. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Sí, Vladdo, es una sorpresa un poco ingrata la del IPad. Soy usuario reciente de Apple y estoy encantado con el hardware y el software. Pero lo pensaré mucho antes de entregar cerca de $2.000.000 por el nuevo juguete, que más parece eso.
    En tanto disfrutaré de mi humilde Macbook y de mi Ipod Classic


    Carlos Ricardo Escobar O
    Manizales

    ResponderEliminar
  3. El día que lanzaron el iPad también quedé con un sabor agridulce; sentía que algo le faltaba a este nuevo juguete de Apple. Pero después de ver algunas de las aplicaciones diseñadas para este formato, me doy cuenta de que tiene mucho futuro. La falta de Flash es un aspecto que vendrá a ser reemplazado gradualmente por HTML5 y que en comparación a las opciones de interacción que ofrece, es un aspecto sin tanta importancia como se creyera. En mi opinión, el aspecto más importante del iPad es la revolución que va a generar en el diseño editorial. Apenas lleva 2 semanas en el mercado y ya he podido ver algunas aplicaciones muy buenas como la revista "Popular Science" o el libro de "Alicia en el país de las Maravillas".

    De todas maneras no pienso que sea conveniente comprar un iPad en este momento. Es apenas la primera generación del producto y creo que Apple verá sus fallas para corregirlas en versiones posteriores.

    Mientras eso sucede, seguiré a la marca de la manzana con mi Mac y mi iPhone.


    Francisco Santacruz

    ResponderEliminar
  4. Ah...lo olvidaba, te dejo el link de Mag+, un concepto de interfaz para un dispositivo táctil como el iPad.

    http://vimeo.com/8217311

    ResponderEliminar
  5. A mi se me hace increible ke Apple se haya convertido en una empresa ke vende chucherias. Los portatiles y demas estan totalmente abandonados.
    Y es mas increible aun ke la gente pague por algo ke en un portatil es gratis, los maqueros se convirtieron en unos fundementalistas.

    ResponderEliminar
  6. El ipad es simplemente la competencia del Kindle. Lo que tenga o lo que le falte no cambia eso.

    ResponderEliminar