miércoles, octubre 20, 2010

¡Qué mala onda!

No sé si es que me volví viejo o anticuado, pero me parece que en las emisoras se ha llegado a un grado de ramplonería francamente detestable. Me cuentan algunos amigos twitteros que las llamadas emisoras juveniles, en las mañanas, son un foso de vulgaridades, chistes de mal gusto y ultraje a los oyentes. Como yo no oigo esas frecuencias me abstengo de opinar al respecto. Tampoco puedo decir nada de La FM ni de la básica de RCN, porque no suelo sintonizarlas.

En cambio sí puedo hablar de La W y de Caracol 6 AM, donde el doble sentido y el morbo son tan corrientes como la chabacanería publicitaria que de un tiempo para acá ha inundado a las emisoras. No me las voy a dar de santurrón ni pretendo pasar por un lord, pero creo que las cosas tienen un límite.

Durante años me levanté sagradamente a oír La W hasta que mi paciencia se colmó cuando el director disfrazó como tema del día una jornada de adulaciones para el saliente Presidente de la República. Esa vez cambié definitivamente mi dial mañanero, que ahora se alterna entre la Radio Nacional y la básica de Caracol. Antes de tomar tan radical decisión, tuve no pocos disgustos oyendo los disparates de los integrantes de la Mesa de Trabajo, los cuales resolvía con un cambio momentáneo de emisora. Aunque reconozco muchas cualidades del equipo de La W, también debo decir que en más de una ocasión me irritaban las poesías pseudoeróticas leídas por Alberto Casas y los comentarios machistas de Julio Sánchez, quien prácticamente llega al paroxismo con sus recurrentes temas de sexo.

El equipo de Darío Arizmendi (quien es todo un caballero) era más bien recatado, pero de un tiempo acá han ido perdiendo la compostura, recurriendo al chiste fácil y a las frases con segunda intención, en las cuales, además, se mofan de las mujeres en medio de sonoras carcajadas. Sin querer posar de zanahorio, me parece lamentable que mis talentosos colegas de la radio incurran innecesariamente en tales conductas, ignorando que esas salidas de tono y esos comentarios no son siempre bien recibidos entre su vasta audiencia.

Para complementar la pesadez de ciertos periodistas, los oyentes nos tenemos que aguantar una variedad de cuñas escatológicas, llenas de desagradables descripciones, que van desde la “sensación suave, blanda y placentera”, hasta el “adiós a los gases”, pasando por el arroz en las prótesis dentales, el mal aliento, las hemorroides, etcétera. Obviamente, la temática sexual no podía faltar y abundan anuncios de condones rotos, cremas contra la menopausia o parejas haciendo el amor en la ducha, mientras el locutor dice: “Si el sexo está bien lo demás no importa”.

Aunque es lamentable tanta ordinariez, tampoco deberíamos sorprendernos mucho, pues es el mismo país donde un mandatario molesto le dice por teléfono a su interlocutor: “Si lo veo le voy a dar en la cara, marica”.

21 comentarios:

  1. Para nadie es un secreto que la radio tiene mucha competencia. La internet hoy día permite sintonizar casi cualquier emisora del mundo y además permite que cada persona cree su propia emisora. La televisión evoluciona a pasos agigantados y los ipods permiten llevar mucha música, lo que evita tener que recurrir a las emisoras locales para escuchar una canción.

    Qué hacer entonces para obtener mas rating? R: recurrir al producto que mejor vende en el mundo: el sexo. La formula facil para llamar la atencín

    ResponderEliminar
  2. casi casi casiii, por un pelo nos salvamos de un comentario de vladdo sin meter a Uribe, pero al final lo metió echándole la culpa de una variedad de cuñas escatológicas, llenas de desagradables descripciones, que van desde la “sensación suave, blanda y placentera”, hasta el “adiós a los gases”, pasando por el arroz en las prótesis dentales, el mal aliento, las hemorroides, etcétera. Obviamente, la temática sexual no podía faltar y abundan anuncios de condones rotos, cremas contra la menopausia o parejas haciendo el amor en la ducha, mientras el locutor dice: “Si el sexo está bien lo demás no importa”.

    ResponderEliminar
  3. Ahora todas las emisoras, sobre todo las que se enfocan en la audiencia joven, venden sus programas radiales por medio del sexo, emisoras como la mega es un ejemplo perfecto para lo que expone Vladdo, minimizan todo a sexo, comentando desgracias como si fuera cualquier noticia de farándula y haciendo programas sin una pizca de contenido.

    ResponderEliminar
  4. Respetable señor Vladdo, mejor no ha podido describir a esta cantidad de personajes que en el fondo denjan ver la caricaturezca imagen de viejos verdes que estan perdiendo su don o que simplemente como dicen por ahi...despues de viejos les dio por harto.

    ResponderEliminar
  5. Son insoportables las emisoras que toca aguantarse en el transporte público que le hacen a uno recordar el "eres lo que escuchas". Personajes que cambian la voz y van desde el "haiga", hasta las expresiones más vulgares que aún en las series de traquetos merecerían un pito, por lo menos, para ocultar la ofensa al televidente.

    ResponderEliminar
  6. Amén, por fin alguien accedió a hablar de la chabacanería y la desfachatez que pasó de ser jocosa a ser mugrosa, inmunda y de un gusto brutalmente malo.

    ResponderEliminar
  7. POR FIN!!! pensé que era el único que pensaba así.
    Gracias Vladdo.

    ResponderEliminar
  8. Yo creo que sí, pueden haber cosas simpáticas y hasta "Con Picardía" (como Santos).... Pero es que ya la gente exagera y se pasa en sus comentarios... Yo denuncio "La Mega del Café"... Eso da pena escucharlo...!! Es de chabacanes, guisos y ordinarios....

    ResponderEliminar
  9. Mejor no lo ha podido describir, Vladdo....y es la misma vaina en television...el sexo es lo q vende, y eso es lo q a los productores les interesa....no q sea bueno, sino q de billete

    ResponderEliminar
  10. Por estas razones no escucho la radio, practicamente me volvi un ente que va de lado a lado con unos audifonos escuchando lo que me gusta; gracias a la tecnologia y cuando quiero informarme de lo que pasa en el mundo eligo diales extranjeros via internet...en fin esto sucede cuando los movimientos culturales superan la etica profesional y los consumidores-en este caso los oyentes-caen en la mediocridad de alguien que creen es una imagen llena de "conocimientos".Ante todo el florklore.

    ResponderEliminar
  11. No podría estar más de acuerdo con el comentario sobre lo que toca escuchar en el transporte público: todo desde machismo, comentarios ofensivos a la comunidad LGBT, "consejos" sacados francamente no sé de dónde, chistes de doble sentido, y, lo que más odio, "prank calls" donde llaman a gente hasta sacar a la gente de quicio y las llaman "campañas por la tolerancia".

    No tolero ni a las personas ni las actitudes que admiten cualquiera de las anteriores dentro de lo "chistoso". De hecho me preocupa que aún hoy en día se refuercen ideologías tan retrógradas.

    ¡Qué no daría por tener el gusto de escuchar los programas que saca a veces la radio de la Universidad Nacional donde hablan de la historia del jazz, o le hacen homenaje a un artista en particular!...

    ResponderEliminar
  12. La radio igual que la TV Nacional se volvio una porqueria. Menos mal internet llego a salvarnos la vida de tanta basura.

    ResponderEliminar
  13. Es curioso porque hace referencia a emisoras que de alguna manera se pueden considerar para un público culto, no alcanza a imaginarse como se multiplican esas desagradables actitudes en las emisoras que escucha el pueblo.

    Por suerte aún no nos quitan el derecho a escoger lo que escuchamos, personalmente me inclino mas por las emisoras universitarias como las de la nacional, distrital y javeriana; presentan variedad cultural en música y temas y en algunos casos comparten sus frecuencias con noticieros internacionales decentes.

    ResponderEliminar
  14. Aunque actualmente tengo 29 años puedo decirle que fui consumidor del nefasto fenómeno de Radioactiva durante mi adolescencia hasta los 20-21 años hoy creo que esto no es algo nuevo. Siempre se utilizó un lenguaje vulgar y sumamente sexista que además marcaba los parémtros de como debería uno comportarse y criticaba sin compasión hechos inevitables como tener mapa en a camiseta o tener el popular "boso de lulo" durante la adolescencia creando una generación de jóvenes acomplejados y marcadamente materialestas. Nos decían que comprar, que escuchar, nos inculcaban que entre más mujeres lleves a la cama, más putas eres; hasta que un día desperte y vi el esperpento en que se había convertido la emisora del "lenguaje juvenil" y como carcomía como el agua al hierro las mentes de los rockeros de entonces.
    Despues pase a una faceta más informtiva y escuche la W también, pero su caricatura de "disculpe que sea un poco lambón" en palabras de Julito también me despertaron del hecho de que esas nalgas tambie se venden al mejor postor. En fin. Hoy escucho radiónica, algunas mentes brillantes se camuflan entre los intervenidos medios públicos. El resto es un sancocho de propaganda comercial barata(en fondo mas no en forma) y de mal gusto; pero si equiparamos, mucha de la radio privada es como la televisión pero más cancerígena pues carece aún más de control estatal.

    ResponderEliminar
  15. Señor Vladdo, con todo respeto, me gustan sus posts, pero creo que usted también pierde el norte muy a menudo citando continua y monotonamente a uribe, sí, se tiró en este país, pero hay más mundo más allá de él, y usted sigue en el mismo juego, la misma monotonía como hace al final de este mensaje, que desperdicio de sus cualidades.

    ResponderEliminar
  16. Yo tengo una cmapaña personal en contra de CANDELA, en todos los taxis donde me subo pido que me cambien la emisora o que la apaguen si están escuchando eso, y la verdad de La W me cansó el marcado clasismo en los diferentes comentarios y con la forma de tratar a los oyentes.

    Desde hace un mes experimento con la FM y me ha sorprendido con una Natalia Springer crítica y bien informada y en estos días con Maria Jimena Dusán.

    ResponderEliminar
  17. Leyendo su blog me senti inmensamente afortunada, ya que nunca escucho radio.

    ResponderEliminar
  18. No tengo más nada que añadir. La palabra del día es ramplonería.

    ResponderEliminar
  19. Vladdo debio explicar lo de la 'jornada de adulaciones' en la W para que los lectores entendieran eso (paso hace mas de dos meses). No todos los que leen su blog escuchan La W.

    Lo que YO vi fue esto, y por eso me tengo que remontar a hace mas de un año largo:

    La W llamo a Gustavo Petro porque Julito estaba muy 'indignado' con el entonces Senador, ya que en esos dias, The Financial Times le habia hecho una entrevista a Petro, en la que este decia que la prensa en Colombia le habia dado una 'imagen favorable' al paramilitarismo...

    Entonces 'la jornada de adulaciones' en La W a la que Vladdo se refiere, creo que fue un Viernes, horas antes que Uribe dejara el poder, y en la que Julito decia, que aunque Uribe terminaba su presidencia, bajo fuertes escandalos de corrupcion, chuzadas, ejecuciones extrajudiales, reelecciones compradas y sumandole espionaje, acoso, intimidacion y complots a la CSJ, periodistas y oposicion, ONGs, etc. con tal de defender a sus narco-paras, que por favor llamaramos a la W para darle las gracias a Uribe por entregarnos un pais 'distinto'.

    Julito sugeria que aunque las anteriores acusasiones tal vez fueran ciertas, que Colombia y ustedes estaban mucho mejor (yo no vivo en Colombia hace dos decadas).

    Tal vez eso fue a lo que se refirio Petro en The Financial Times sobre una 'imagen favorable al paramilitarismo' en la prensa, y eso se repitio diariamente en los ultimos 8 años... y hay estamos.

    ResponderEliminar
  20. Que bueno que alguien aborde este tema. Yo estaba comiendo callado, pero la verdad deserté a tanta ramplonería hace un buen rato. He optado por escuchar por Internet los apartes que me interesan y pare de contar. Igual con la televisión, la opinión nocturna y sesgada es insoportable.

    ResponderEliminar
  21. Esto se llenó de DONJEDIONDOS. Es el típico humor escatologico. DON JEDIONDO es para mi el humorista mas asqueroso, chabacan, imprudente, atorrante, bellaco que ha existido en nuestro pais. Que podemos ofrecerle a las futuras generaciones si nuestro sentido del humor se ha deteriorado a la par con nuestros valores?

    ResponderEliminar