viernes, octubre 22, 2010

Rara recompensa

Yo sé que es un error, producto quizás del afán, pero se ve un poco extraño (hasta gracioso) que ofrezcan una recompensa por un atentado y no por información acerca del mismo. Desde luego, la culpa no es del corresponsal de Caracol en Cali, sino de los que escriben y editan los subtítulos en el estudio del Noticiero en Bogotá...

3 comentarios:

  1. Como no encontré cómo contactarlo, me toca por acá. Le dejo una charla de TED sobre el poder de la caricatura política.

    http://is.gd/glSaH

    In a series of witty punchlines, Patrick Chappatte makes a poignant case for the power of the humble cartoon. His projects in Lebanon, West Africa and Gaza show how, in the right hands, the pencil can illuminate serious issues and bring the most unlikely people together.

    Saludos.

    ResponderEliminar