viernes, junio 13, 2008

Ciertamente, que no se lance

Está claramente visto que la persistencia de Uribe en no revelar de una vez por todas si piensa o no lanzarse a una nueva reelección es una estrategia que busca generar caos entre sus potenciales adeversarios. De esa manera él mantiene el control de la situación, porque con ese silencio estratégico les impide hacer cualquier plan a quienes puedan estar pensando aspirar a la presidencia a partir de 2010 –si es que no hay antes un desbarajuste institucional generalizado, cosa que no sería rara y a la cual el propio mandatario le podría estar apostando, para poder pescar tranquilamente en el río revuelto de la incertidumbre–.

Lo más curioso de todo esto es que Uribe, que se las da de frentero y que se ufana de no evadir debates y de poner siempre la cara, cuando es interrogado al respecto, responde con evasivas, en una actitud más propia de una adolescente indecisa ante una propuesta amorosa, que de un hombre curtido en más de 30 años de brega política. Y la reelección no es él único tema en el cual él prefiere irse por las ramas: lo ha hecho también en lo referente a su relación con los para-políticos o en el tema del aborto, por citar dos ejemplos espinosos en los cuales él, que es tan gallito, actúa más como una gallina arisca, para no dejarse concretar.

Ahora bien, es evidente que con esa actitud tan poco clara el Presidente ha conseguido confundir no sólo a la oposición, sino a muchos que se creen herederos del propio Uribe, que no saben muy bien qué estrategia seguir para las elecciones de 2010.

Obviamente, a mí me tienen sin cuidado las disputas internas dentro del uribismo; ojalá que se despedacen entre ellos. Pero en cambio sí me preocupa, y bastante, lo que pueda estar pensando la oposición. Particularmente, el caso del ex presidente César Gaviria, quien como director del Partido Liberal, ha estado pendiente de los actos del gobierno, criticando con fundamento y ejerciendo un liderazgo difícil en una colectividad resquebrajada y con la moral mermada tras los duros reveses sufridos en 2006, tanto en las elecciones parlamentarias como presidenciales. Su tarea no ha sido sencilla y ha resultado muy efectiva si se tiene en cuenta la limitada representación parlamentaria de su partido. Fiel a su talante, Gaviria no sale a hablar por hablar, ni propone saltos al vacío, ni dice lo que la gente quiere oír y procura ayudar a fortalecer los controles democráticos.

Por lo anterior me parece que una hipotética candidatura suya a la reelección sería un error fatal y daría al traste con todo lo que ha hecho. Su papel debería ser aglutinar una gran coalición suprapartidista y buscar un candidato fuerte –liberal o de otro origen– para que dentro de dos años enfrente con algún chance real al candidato oficialista, aun al mismo Uribe. Así, Gaviria contribuiría a recuperar la institucionalidad y demostraría que, ciertamente, estaba trabajando por la democracia, y no para satisfacer intereses personales.

8 comentarios:

  1. ... examinar MUY SERIAMENTE LA SANGRE JOVEN DE LA POLITICA ES LA SOLUCION... POR EJEMPLO SERGIO FAJARDO... INTERESANTE: LA ACADEMIA EN LA PRESIDENCIA...
    PERO POR FAVOR NI GAVIRIAS, NI PASTRANAS Y MENOS EL CHISTE DE SAMPER... ¿SERIA EL FINAL DE LA PATRIA BOBA?¿O EL COMIENZO? :/

    ResponderEliminar
  2. El problema es que se necesita un nombre lo suficientemente fuerte como para no ser eclipsado por Uribe en un debate. Se necesita un político muy curtido para que pueda enfrentarse a esa jauría que rodea al presidente y además que sea razonablemente bien recordado por la gente para hacer contrapeso mediático y, como si fuera poco, debe ser lo suficientemente hábil para concitar sectores diversos, desde el uribismo moderado reticente a la reelección, hasta la izquierda liberal liderada por Piedad Córdoba (si es que la hacen entrar en razón, igual no veo a la Senadora fuera del partido). Eso no lo puede hacer cualquier persona, sin importar que Uribe se lance o no, porque el presidente va a estar haciendo campaña por su eventual sucesor.

    Por lo anterior, el momento no es propicio para que una candidatura del Polo sea viable (así sea Garzón, el nombre más fuerte de esa colectividad). No me gusta Cesar Gaviria pero es el que reuniría esas condiciones; o si no es él que le den el impulso correcto a Rafael Pardo Rueda.

    El discurso debe ser moderado, no debe ser demasiado anti-uribista, pues la gente aprecia mucho a su mesías y reacciona negativamente a una crítica mal planificada (que puede ser razonable, pero la gente le da igual)

    ResponderEliminar
  3. Vladdo, soy fiel lector de tu blog, y así mismo no deja de sorprenderme la objetividad de tus comentarios y lo profundo de tus análisis.

    Coincido contigo en varios puntos, pero el más importante sin duda alguna es el de la letra como resistencia, y la comunicación como medio de verdad, no de manipulación.

    No desfallezcas (ni te dejes matar)

    ResponderEliminar
  4. Hay que aconsejar a Uribe que se aleje de José Obdulio que no pasó de leer El Príncipe de Maquiavelo. Nacionalismo y perpetuación en el poder, seguimos en el medioevo ¿por cuenta de nosotros mismos?.

    ResponderEliminar
  5. Aquí entra, sin temor a equivocarme, el colombianismo -si no lo hago yo, no lo va a hacer nadie.

    Saludes de un seguidor no tan fiel.

    ResponderEliminar
  6. Veo el panorama muy oscuro para una opcion diferente a Uribe, no porque este senhor sea el mejor, sino porque Colombia, en este momento, tiene un unico partido: El Unanimismo a favor de la reeleccion, si yo que no soy simpatizante del presidente tengo que torear con la mitad de mi familia que milita en ese partido y asi creo que estamos la mayoria de los "disidentes", a veces hasta me asalta la idea de que puedo estar equivocada y que la narcopolitica no es tan mala, ni mucho menos la parapolitica, y la compra de votos para cambiar la Constitucion por interes personal, es una jugada maestra y que insultar y denigrar de los opositores es muestra de talante, ah! y tener una Corte Constitucional de bolsillo es lo mejor que le pudo pasar al pais. Y para remate no existe una opcion realmente atractiva que le haga peso al presidente en la disputa de la presidencia. Por eso, El se toma todo su tiempo para manifestar si se se lanzara o no a un tercer periodo y que la minoria sufra un rato o se ilusione pensando que la opcion puede ser el no va mas.

    ResponderEliminar
  7. Qué, para-qué, cómo y finalmente quien, es lo que desearía ver que se responde para esa tragedia de país que añoramos.

    Como siempre, me explico: Cecilia López afirma que Colombia no se ha preguntado en los quizás últimos 30 años que como desea (y yo agregaría cómo desea) desarrollarse, debido a eso, creo yo, que los señores de la guerra han llevado al país al infernal lugar que está. Con Lucho Garzón coincido en que el preguntarse qué, cómo y finalmente quien es más importante que los nombres de la “hemorragia de candidatos”, de seguro respondiéndonos eso vemos que tampoco es él, como de seguro (y ya son muchos los que dicen lo inoportuno de la re del príncipe, uno de ellos el presidente de la Bolsa de Bogotá, por citar solo uno de los que dicen) tampoco son ellos. Alejandro Gaviria, al cual no leo asiduamente, pero si ácidamente, escribía hace algunos días que estamos en la época en que se hacen las cosas que hace 15 años no se hicieron, tras de eso lo que ha dicho es que la aplicación del modelo económico del libre mercado es el ejercicio actual de la economía y el poder político, es decir el príncipe y su política de guerra es solo un medio, digamos un distractor para que soterradamente el modelo económico de libre mercado que estaba a medio cuajar, se lograra.

    Para responder las preguntas iniciales, se hace preciso desnudar por completo la realidad, y así entrar a decidir quien, pero ese quien con un mandato muy clarito de que hacer y cómo hacerlo, no mas finqueros, no mas señores de la guerra, y quizás ninguno que se entrega en la cocina. Bueno, tampoco es Rafael Pardo, y de eso convencido estoy!

    Alejandro Vakèen.

    ResponderEliminar
  8. SENOR VLADDO FALTA QUE LE AGREGUE A SU PALACITO PRESIDENCIAL LA BANDERA DEL CANAL RCN (RADIO CASA DE NARINO), Y UN PORTERO MEDIOCRE COMO LA LAMBONA DE LA VICKY DAVILA

    ResponderEliminar